Los datos de localización del iPhone, a debate

EmpresasMovilidadSeguridadSmartphones

La semana pasada saltaban todas las alarmas cuando se supo que el iPhone y el iPad almacenaban los datos de localización del usuario sin su conocimiento, algo que repara iOS 4.3.3.

1. El temor a la privacidad

La semana un par de investigadores dieron la voz de alarma sobre el hecho de que tanto los iPads como los iPhones recogen datos sobre la localización de los usuarios y los almacenan en un archivo no cifrado en los ordenadores de los propios usuarios. Pero además, lo que ocurrió es que también trascendió que los terminales basados en Google también graban y transmiten cierta cantidad de información sobre la localización de los usuarios.

El hecho de que posteriormente se descubriera que también los sistemas operativos móviles Android y Windows Phone recaban el mismo tipo de información de los usuarios sin su conocimiento, puso en marcha a las autoridades, que actualmente estudian el hecho con los principales fabricantes.

Ninguna explicación ha trascendido desde Apple, y es natural que los usuarios estén preocupados o, cuanto menos confusos, sobre todo porque el tema no ha dejado de dar vueltas desde entonces por todos los medios online.

Sin embargo, es más que probable que el asunto no sea para tanto. En primer lugar, aunque los investigadores aseguran que se están recogiendo datos de los usuarios, no han especificado qué tipo de datos. A este respecto los expertos nos recuerdan que, como ocurre con cualquier teléfono móvil, el iPhone necesita saber dónde está el usuario para hacer y recibir llamadas, así como para cargar y descargar los datos. Para ellos se calcula la posición a bien triangulando desde las torres de telefonía cercanas o a través de aplicaciones GPS. En cualquier caso, Apple almacena los datos y después los envía a través de iTunes y, por cierto, Alasdair Allan y Pete Warden, los investigadores que destaparon todo este asunto la semana pasada, creen que los datos se recogen desde torres de telefonía.

Una vez aclarado el tema de por qué se necesita saber la localización del usuario, el siguiente punto a estudiar es por qué se están almacenando los datos. Desde Apple siguen muchos a esta pregunta, pero Andrew Storms, director de seguridad de operaciones de nCircle, dice que tiene sentido tender algunos de esos datos disponibles de manera que el terminal siempre sepa dónde este. Igual que la caché del ordenador, el tener esos datos almacenados agiliza el proceso de las llamadas. También hay quien apunta a que se ahorra batería vida de la batería porque el terminal no tiene que estar constantemente determinando su localización.

Lo que no parecer tener sentido es mantener esos datos almacenados más de un año, algo a lo que sólo Apple puede dar una explicación.


2. iOS 4.3.3 repara el problema

También se ha hablado mucho sobre la seguridad de los datos. Lo primero que hay que aclarar es que los datos no están cifrados. Parece que los archivos están comprimidos y los nombres cambiados, pero hay quien ha sido capaz de leer sus propios datos utilizando una herramienta de Unix llamado Grep. No son muchos los que conocen su existencia, o los que pueden utilizarla, pero sí que es cierto que desde el momento en que los datos están almacenados en el ordenador o en el terminal están expuestos a cualquiera que tenga acceso directo a cualquiera de estos dispositivos.

Esto no significa, sin embargo, que cualquiera pueda acceder a los datos. Ahora entramos en terrenos legales, ya que las operadoras pueden saber la localización del usuario, y tienen obligación de ceder dicha información en cumplimiento de la ley; algo que han aprendido muchos criminales.

Sin dar explicaciones de lo que ha hecho hasta ahora y ante el enfado de los usuarios, la compañía se ha limitado a anunciar que la versión 4.3.3 de iOS que utilizarán tanto el iPhones como el iPad resolverá el problema. Entre los cambios que incluirá la próxima versión del sistema operativo, se incluye uno que impide que los datos recopilados sean almacenados en iTunes sin el conocimiento del usuario.

Además, cuando los usuarios opten por desactivar la opción de geolocalización, la información relacionada con su situación se eliminará de los dispositivos, algo que actualmente no sucede.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor