Los nanotubos de carbono podrían ser los mejores semiconductores

CloudServidores

Después de casi eliminarlo como energía calorífica, el carbón vuelve a
ponerse de moda, ahora como semiconductor.

Los nanotubos de carbono, el material experimental visto como un posible

material para la fabricación de chips que sustituya a los actuales,

conduce la electricidad mejor que cualquier otro material a temperatura

ambiente, según las investigaciones llevadas a cabo por la Universidad

de Maryland.

La movilidad de los nanotubos de carbono es cerca de

un 70 por ciento más alto que la del silicio utilizado en los actuales

procesos de fabricación y un 25 por ciento más alta que cualquier otro

material de semiconductores conocido, según han afirmado los

investigadores en un reportaje publicado esta semana en la revista

científica Nano Letters.

La movilidad es calculada

dividiendo la conductividad de un material por el número de cargas que

puede transportar, o la cantidad de corriente que atraviesa el material.

El resultado te ofrece la velocidad a la que los electrones se mueven a

través de un transistor.

Los fabricantes de chips utilizan

transistores fabricados con una capa de silicio en su parte superior

sobre la que pasa la corriente eléctrica, que después fluye a través del

transistor para producir los millones de bits de información que ejecuta

el ordenador. Como todo tiende a hacerse cada vez más pequeño, se corre

el riesgo, en este proceso de miniaturización de que la electricidad sea

capaz de escapar de los transistores, provocando un aumento de la

temperatura y el fallo del transistor.

Es por esta razón que los

diseñadores están examinando el uso de otros materiales, en este caso el

uso de nanotubos de carbono como un material alternativo para llevar la

energía a través de las obleas de silicio. Los nanotubos son cilindros

con paredes y cuya anchura es sólo de un único átomo de carbono. Ya que

los átomos de carbono están fuertemente unidos, más que los metales

utilizados en la producción de transistores, los electrones que fluyen a

lo largo de los tubos tienen menos espacio para oscilar, lo que a su vez

permite no sólo que haya una mayor cantidad de energía, sino que ésta se

mueva más rápidamente que a través de las interconexiones de cobre de

los chips actuales.

Por otra parte, los nanotubos de carbono no

sólo pueden llevar la energía a mayores velocidades que los transistores

de silicio, sino que también detectan variaciones eléctricas con mayor

precisión que el silicio. Esto permite a los nanotubos funcionar con una

mayor respuesta.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor