Los teléfonos móviles catapultan al Africa rural al Siglo XXI

Empresas

La extensión de este continente le ha convertido en el mercado de telefonía móvil de mayor crecimiento del mundo.

Africa se ha convertido en el mercado de telefonía móvil de mayor crecimiento del mundo. Desde 1999 a 2004 el número de suscritores e Africa ha pardo de de 7,5 a 76,8 millones, lo que supone un incremento medio anual del 58 por ciento. Sudáfrica, la nación más rica del continente, ha contabilizado una quinta parte de este crecimiento.

Asia, por su parte, el siguiente mercado con una expansión más rápida, tuvo un crecimiento medio del 34 por ciento en este periodo.

El boom africano, no obstante, ha tomado a la industria por sorpresa. Los africanos no se han destacado por ser fanáticos de los móviles; incluso los mongoles tienen el doble de líneas de teléfono por persona. Y con la mayoría de los africano viviendo con dos dólares diarios o menos, siempre se ha supuesto que eran demasiado pobres para justificar inversiones corporativas en redes móviles más allá de las ciudades y pueblos más prósperos.

Pero cuando las naciones africanas empezaron a privatizar sus monopolios de telefonía a mediados de los años 90, y en medio de una fiera competencia los operadores empezaron a vender unidades económicas, el uso del teléfono móvil explotó.

Un móvil está disponible por 50 euros o menos en Sudáfrica, una cantidad que la mayoría de los usuarios son capaces de ahorrar y que ha hecho de uno de cada once africanos sea ahora un suscriptor de telefonía móvil.

La demanda fue tan grande en Nigeria que desde finales de 2002 a principios de 2003 los operadores se vieron forzados a suspender la venta de suscripciones, o tarjetas SIM, que activan los terminales móviles, mientras ampliaban la capacidad de sus redes.

Los aldeanos de dos provincias de la selva del Congo están tan ilusionados con el servicio que han construido casas en los árboles para poder captar las señales de las distantes torres de telefonía móvil.

En un continente donde los pueblos distantes todavía se comunican a través de golpe de tambor, los teléfonos móviles con una tecnológica semejante al de la televisión en Europa.

Africa tiene una medio de una línea de teléfono por cada 33 personas, pero los teléfonos móviles están permitiendo a millones de personas saltar una generación tecnológica y pasar directamente del correo postal a la mensajería instantánea.

Aunque sólo el 60 por ciento de los africanos están dentro del alcance de una señal, el nivel de penetración más bajo del mundo, la tecnología es para muchos un bien económico y social venido del cielo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor