Microsoft paga 497 millones de euros por abuso de competencia

Empresas

Tras una amplia investigación de más de cinco años, el pasado 24 de marzo Bruselas concluyó que el fabricante se había aprovechado de su poder de mercado.

El gigante informático Microsoft pagó la multa de 497 millones de euros impuesta por la CE por abuso de competencia el pasado lunes, día en que vencía el plazo de 3 meses otorgado por Bruselas, a pesar de haber presentado un recurso para anular su condena ante el Tribunal de Justicia de la UE, según informa la portavoz del comisario de Competencia, Mario Monti.

En cambio, la compañía de Bill Gates no ha aplicado todavía el primero de los remedios impuestos por el Ejecutivo comunitario para restablecer la competencia, la comercialización de una versión del sistema operativo Windows que no incluya el reproductor de música y vídeo Media Player, aunque el lunes era también el último día para hacerlo. El motivo es que la Comisión ha suspendido la aplicación de esta medida a la espera de que el Tribunal de Primera Instancia se pronuncie sobre el recurso de Microsoft.

También ha quedado en suspenso el otro de los remedios decretados por Monti, el suministro a los competidores de las interfaces necesarias para que sus productos fueran compatibles con Windows, que debería cumplirse el próximo 27 de julio.

Por otro lado, la decisión que adopte el presidente del Tribunal de Primera Instancia de la Unión Europea, Bo Vesterdorf, tardará en llegar “varios meses”, según indican fuentes judiciales. El citado tribunal tendrá que fijar una vista y escuchar la opinión de las partes antes de decidir si impone o no las sanciones aprobadas el 24 de marzo por el Ejecutivo comunitario.

Microsoft presentó el pasado 8 de junio un primer recurso con el fin de anular su condena por abuso de posición dominante y la multa de 497 millones de euros que le fue impuesta, mientras que el pasado viernes presentó otro para impedir la aplicación de las medidas para restablecer la competencia en el mercado comunitario.

Tras una amplia investigación de más de cinco años y tres pliegos de cargos, el pasado 24 de marzo Bruselas concluyó que Microsoft había abusado de su poder de mercado restringiendo deliberadamente la interoperabilidad entre los ordenadores con Windows y los servidores de grupos de trabajo de sus competidores, y vinculando su Media Player (WMP), un producto en el que había competencia, al propio Windows.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor