Oculus cierra Story Studio, su estudio de producciones cinematográficas VR

Innovación

La firma pasará a financiar y a asesorar a realizadores externos que hagan contenidos creativos empleando VR.

En enero de 2015, Oculus presentaba su Story Studio con el debut de su primer corto, Lost, en el Festival de Sundance. Definido como un “proyecto cinematográfico experimental de realidad virtual”, la firma perteneciente a Facebook destinaba esta iniciativa a la exploración del “cine inmersivo”, experiencias en realidad virtual a tiempo real en las que el espectador forma parte de la historia.

Dos años y dos cortos más tarde, Oculus ha decidido echar el cierre al Story Studio. Jason Rubin, vicepresidente de contenido de la empresa, explica en una entrada del blog corporativo que en este momento están “entrando en el siguiente capítulo del desarrollo de la realidad virtual”, por lo que se hace necesario una redistribución de los recursos con los que cuentan.

El cierre del estudio se traduce en una simplificación de la estructura de la empresa, que con un brazo menos podrá centrarse mejor en “los excitantes pero no resueltos problemas en hardware y software de realidad virtual y aumentada”, en palabras de Rubin.

Dentro de esta reformulación de su estructura, Oculus ha preferido finalizar el trabajo del estudio como tal. No se desvinculan del todo del campo, sino que se centrarán en la producción externa antes que en la creación interna de contenido, apoyando a otros creadores con financiación y asesoramiento. Según Rubin, dedicarán 50 millones de dólares exclusivamente a contenidos no vinculados a videojuegos, que exploren las aplicaciones creativas de la realidad virtual.

En el momento de su creación, Oculus Story Studio estaba formado por un equipo de 10 personas. En esta formación inicial había veteranos de la animación, procedentes de grandes del sector como Pixar o Industrial Light and Magic. Además de Lost, han producido los cortos Henry, galardonado con un premio Emmy y Dear Angelica, y han lanzado la herramienta Quill, para pintar en lienzos de realidad virtual.

Actualmente, 50 personas trabajaban en el estudio, a los que se les anima a solicitar nuevos puestos de trabajo en Oculus, revela Variety. Los proyectos en curso del Story Studio serán cancelados.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor