Olympus ha falseado sus resultados desde los años ochenta

Empresas

Tras la salida de su CEO, Michael Woodford, la compañía japonesa revela que lleva décadas ocultando sus pérdidas a través de entradas falsas.

La rocambolesca historia que Olympus acaba de sacar a la luz pone entredicho ese refrán popular de que “se pilla antes a un mentiroso que a un cojo”. La firma japonesa ha destapado hoy unas deudas pendientes desde los años ochenta que habrían sido ocultadas a los inversores durante todos estos años.

El fraude ha salido a la luz a través del mandamás de la firma nipona, Michael Woodford, quien abandonó la compañía el pasado 14 de octubre.

El ex CEO ha encabezado desde entonces una campaña para obligar a Olympus a dar a conocer este hecho y limpiar sus cuentas, manchadas con 1.500 millones de dólares de pagos cuestionables. Tampoco se descarta que Woodford se haya marcado como objetivo dar a conocer la estafa para intentar eximirse o al menos atenuar su culpa.

La admisión se ha dado tras semanas de negativas ante los inversores, que comenzaban a olerse lo que se escondía en las cloacas de Olympus.

El escándalo salpicaría al ex presidente Tsuyoshi kikukawa, el presidente Suichi Takayama, el vicepresidente Hisashi Mori y el auditor interno Hideo Yamada, a los que Woodford considera incriminar en denuncias penales. La magnitud del problema es tan grande que existencia de la propia empresa fotográfica peligra.

Más información en Silicon News.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor