Queso original de tetilla, pero con sabor humano

Empresas
0 0

El queso, ese alimento tan amado por muchos y odiado por otros tantos. Podemos encontrarlo en multitud de variedades, que van desde quesos untables y cremosos, hasta otros duros como piedras neolíticas, pasando por quesos azules que parecen haber sido comidos por otras persona antes. Entre ellos se encuentra también el famoso queso de tetilla, al que a pesar de ser llamado así por su forma, esta vez le han dado una vuelta de tuerca más introduciendo el queso hecho con leche humana. ¿Cómo?

Sí amigos, si no nos bastaba con leche de vaca, cabra, oveja o la clásica leche de rata de los Simpsons, esta vez a alguien se le ha ocurrido la genial ideal de usar leche humana, pero además con denominación de origen y todo.

La idea ha partido de Miriam Simun, una estudiante de la Universidad de Nueva York que pensó que si hay una corriente por eliminar toda la comida modificada tecnológicamente, hasta dónde debemos ir, quizás a algo más natural, ético y saludable como el queso humano.

Ha creado tres sabores: Sweet Airy Equity, queso duro y de sabor suave mezcla de leche de vaca y de una joven madre de ascendencia china; Wisconsin Bang, cremoso y picante de la mezcla cabra y de secretaria de un abogado procedente de Wisconsin; City Funk, queso oloroso mezcla de cabra y mucha leche de una madre de Manhattan.

No sé que pensar sobre esto, puede que se el inicio al canibalismo o peor aún, a la creación de chocolate blanco y leche condesada con un origen “siniestro” y del que espero no tener que probar nunca… ¿Y vosotros qué opináis, leche humana sí o no?— Dani Burón [Miriam Simun]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor