Ratón y balanza de precisión en uno… ¿por qué y para qué?

Empresas

Está claro que cuando no se te ocurre inventar nada nuevo, lo que te saca del paso es hacer refritos. Ya lo hemos visto en multitud de películas que tras décadas vuelven a nosotros.

Pero en el mundo de los gadgets ocurren también algo parecido, basta con juntar dos productos en uno y todo solucionado. Entre las cosas más absurdas que hemos visto está este ratón-balanza, fracaso de concepción y utilidad donde lo haya pero posiblemente con un público objetivo.

Y es que cuando en tu foto del producto pones un calavera plateada con ojos rojos estilo proxeneta de película Blaxploitation, parece que mandes un mensaje subliminal para que tus futuros usuarios se compren chaquetas de piel de leopardo y empiecen a traficar con crack.

Pero bueno, supuestos aparte, en el interior de este ratón USB con apariencia simple se encuentra una balanza digital de precisión de hasta 500g y con tramos de 0,1g.

Su problema principal es que teniéndolo bajo una mano sudorosa durante horas, que es lo que suele haber encima de un ratón, entre el sudor y el peso no creo que la balanza aguante mucho y  su precisión se irá al garete en breve.

Ante esto podemos sacar la balanza de dentro del ratón, pero entonces ¿qué gracia tiene? Además, el USB sólo da energía al ratón, la balanza necesita 2 pilas AA con lo que el peso final del ratón aumenta considerablemente.

Total, un producto que intentando hacer dos cosas, no hace ninguna de las dos bien, eso sí, seguro que para tu laboratorio clandestino tampoco te viene mal por el precio de 22 dólares que tiene. [Brando]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor