Seguimos con esos alocados adolescentes rusos que se suben a lo más alto que encuentran

Empresas

No es la primera vez que unos rusos con granos en la cara y poco temor a las alturas se encaraman a una estructura que se eleva más allá de un centenar de metros y se pasean como si estuvieran en el jardín de su casa. Lo han vuelto a hacer, una vez más, y como siempre en estos casos con una cámara a cuestas, dotada de un gran angular que produce aún más vértigo. Te mostramos el vídeo a continuación.

Una elevada estructura que soporta un altísimo puente en vaya usted a saber dónde.

Un par de rusos aburridos que desconocen el miedo a las alturas. Una cámara y un gran angular que produce la aberración suficiente para que todavía te entre más mareo, más nauseas, más incomprensión ante este pasatiempo.

De nuevo tenemos que repetir el mantra “chicos, no hagáis esto en casa”, pero de todas maneras ¿quién tiene un puente de 200 metros de alto en casa?

Lo que no deja de ser soepechoso es que uno de los protagonistas, casi al final del vídeo, se saque del bolsillo un Chupa-Chups y que casualmente la página que aparece en el canal de YouTube donde se publica el vídeo, pese a llamarse Trukorama, apunte a la web rusa de la marca española Chupa-Chups… ¿publicidad de altura? ─[YouTube]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor