Te enseñamos a decorar metiendo tu juguete íntimo en el mejor sitio

Empresas
0 0

Hay algunas cosas que no puede uno dejárselas alegremente por cualquier sitio.

Pueden caer en malas manos, dar lugar a simpáticas confusiones o bochornosos equívocos, terminar introduciéndose en lugares no idóneos… en fin, que hay que ser persona de orden incluso con lo más íntimo y tener un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio. Es por ello que esta lámpara resulta el mejor lugar para colocar este “pajarito” cuando no está en uso, al mismo tiempo que sirve de decoración e iluminación. Y aún hay más.

“Love the bird”, que literalmente significa “ama al pájaro”, es una lámpara que nos recuerda a un árbol.

Cuando el pajarito y la rama sobre la que está posada se introducen en el hueco situado en el tronco de tan luminoso árbol la luz se enciende y la estancia se llena de una plácida calidez y una tenue y suave luz. Pero cuando las visitas se marchan el pajarito (y la rama, no olvidemos la rama) salen volando en busca de otro alojamiento. La luz se apaga  puede comenzar otro tipo de calidez. Y todo porque una vez “desenfundado” el conjunto pájaro-rama puede proporcionar grandes momentos de satisfacción si se sabe cómo utilizarlo.

Obra del diseñador libanés Marc Dibeh este es uno de esos objetos que cumplen varias funciones y que realmente no sabes con cuál quedarte, cuál es más útil, más práctica, más placentera. ─Antonio Rentero [Marc Dibeh]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor