La administración Trump prepara una orden para revisar las condiciones de las visas H-1B

Regulación

Las empresas de Silicon Valley comienzan a responder por la vía legal al veto de inmigrantes.

Los grandes del sector tech han respondido en estos días a la firma de Donald Trump del decreto prohibiendo la entrada a Estados Unidos a inmigrantes de siete países musulmanes. Pero las acciones del nuevo presidente podrían afectarles aún más de cerca. Bloomberg ha tenido acceso al borrador de una nueva orden ejecutiva para renovar las condiciones de varias visas, entre las que está la H-1B.

El borrador contempla los programas de visados L-1, E-2 y B-1, además del H-1B. Este último es el que emplean mayoritariamente las empresas tecnológicas para contratar trabajadores extranjeros. En el texto se hace una auténtica declaración de intenciones al constatar que “las políticas inmigratorias del país deberían ser diseñadas e implementadas para servir, primero y principal, los intereses nacionales de los Estados Unidos”. Se apuesta, por tanto, por reformular estos visados, que “deberían administrarse de manera que protejan los derechos civiles de los trabajadores americanos y los residentes actuales, y que priorice la protección de los trabajadores americanos”.

Por el momento, no está claro hasta dónde llegaría el decreto, de firmarlo el presidente. Lo que sí se puede deducir es el impacto que tendría en corporaciones como Microsoft, Amazon o Apple, que cuentan en sus plantillas con una parte importante de talento extranjero, contratado a través de la H-1B.

A falta de confirmarse esta noticia, no parece que el sector tecnológico vaya a quedarse de brazos cruzados ante el veto a inmigrantes. Este mismo lunes Amazon, Microsoft y Expedia anunciaban que se unirían a la demanda del fiscal general del Estado de Washington contra la administración Trump por el decreto sobre inmigración. Otras empresas de Silicon Valley se reúnen este martes para estudiar si remitir escritos a la corte respaldando esta demanda u otras similares, informa Reuters. A la reunión, convocada por la plataforma GitHub, están invitadas compañías como Google, Airbnb, SpaceX o Netflix.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor