Uber se retira de Dinamarca, a causa de la nueva ley del taxi

Regulación

La empresa no ve viable cumplir los requisitos para sus vehículos que establece la norma, como medidores de tarifas y sensores de asiento obligatorios.

Uber ha anunciado hoy que dejará de operar en Dinamarca el próximo 18 de abril. La compañía estadounidense ha culpado de su decisión a una nueva ley del taxi que establece requisitos para sus vehículos como medidores de tarifas obligatorias y sensores de asiento.

En un comunicado recogido por TechCrunch, Uber explicó: “Desafortunadamente, debido a los próximos cambios en las regulaciones, no nos queda otra opción que cerrar el servicio. Nuestra principal prioridad es apoyar a los conductores que usan Uber durante estos tiempos difíciles. Seguiremos trabajando con el gobierno, con la esperanza de que actualicen sus reglamentos propuestos y permitan de nuevo a los daneses disfrutar de los beneficios de las tecnologías modernas como Uber”.

Mientras la mayor parte de los taxis tradicionales daneses ya están equipados con las tecnologías establecidas en la nueva ley, el servicio de Uber se basa en conductores que utilizan sus propios vehículos como taxis y teléfonos inteligentes como medidores, por lo que a la empresa le será difícil y caro cumplir la regulación.

Curiosamente, la compañía había asegurado que permanecería en Dinamarca y lucharía por la desregulación, aprovechando la entrada de un gobierno liberal que sugirió caambios en las actuales leyes que regulan el sector del taxi. Es posible, por tanto, que Uber use este anuncio como forma de presión de última hora sobre las autoridades para que se replanteen la regulación. De hecho, un portavoz de Uber reconoció que para que la compañía pueda operar en el mercado danés, “las regulaciones propuestas deben cambiar”.

La empresa califoniana cuenta con más de 2.000 conductores y 300.000 usuarios de su aplicación en Dinamarca, donde se lanzó en 2014. El portavoz señaló a TechCrunch que proporcionará “recursos dedicados” para ayudar a los conductores durante el proceso de cierre.

Uber también emplea a unos 40 ingenieros en el país, en su sede de Aarhus, que trabajan en su tecnología a nivel mundial. La compañía no planea cerrar esta sección de desarrollo y ha llegado a sugerir una futura expansion, que también puede ser un intento de negociar con los legisladores daneses. La plataforma ya se ha enfrentado a problemas legales en Dinamarca: el pasado mes de diciembre su negocio europeo fue sometido a juicio ​​en un tribunal danés bajo la acusacion de ayudar a dos conductores a vulnerar las leyes locales del taxi.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor