La UE acusa a las redes sociales de negligencia en la lucha contra el odio

Regulación

La comisaria de Justicia, Vera Jourova, advierte de que la Comisión puede verse obligada a legislar sobre el tema si las compañías tecnológicas no colaboran.

Llueve sobre mojado en lo que a presencia de contenidos xenófobos, homófobos, racistas y violentos en las redes sociales se refiere. A pesar de que las grandes empresas tecnológicas se comprometieron en mayo a aceptar las normas establecidas por la Unión Europea (UE) para luchar contra la incitación al odio, poco ha cambiado desde entonces.

La propia UE ha acusado a las redes sociales más grandes del mundo de no cumplir con su compromiso de erradicar los discursos de odio en sus plataformas. La Comisión Europea se queja de que Facebook, Twitter, Google y Microsoft no están actuando lo suficientemente rápido para hacer frente a estos discursos.

La Comisión va más alla: advirtió de que si los gigantes de Internet no aceleran su respuesta a la lucha contra la incitación al odio en sus plataformas, serán responsabilizadas por la ley europea.

Todas estas compañías se habían adherido voluntariamente en mayo a un código de conducta, en el que prometían eliminar los contenidos que promovieran la violencia y el odio en un plazo de 24 horas desde su publicación y a promover contradiscursos más tolerantes. Sin embargo, basta con echar un vistazo somero a los comentarios publicados en muchas páginas y perfiles de Facebook y en cuentas de Twitter para darse cuenta de que se ha avanzado muy poco.

Ese código, surgido de la preocupacion por la proliferación de contenidos racistas y xenófobos en Internet, era una alternativa a la elaboración de leyes a este respecto por parte de la UE. Pero visto que sólo el 40% de los posts de este tipo se eliminan en el plazo establecido, la comisaria de Justicia de la UE, Vera Jourova, ha avisado de que la Comisión puede verse obligada a legislar.

“Si Facebook, YouTube, Twitter y Microsoft quieren convencerme a mí y a los ministros de que el enfoque no legislativo puede funcionar, tendrán que actuar rápidamente y hacer un gran esfuerzo en los próximos meses”, manifestó Jourova al Financial Times, antes de señalar que “después de 48 horas la cifra es de más del 80%, lo que demuestra que el objetivo puede lograrse de manera realista, pero esto requerirá esfuerzos mucho mayores por parte de las empresas tecnológicas”.

La Comisión también ha aobservado que el volumen de mensajes de odio eliminados en un plazo de 24 horas difiere considerablemente dependiendo del país. En Francia y Alemania, estos contenidos se han reducido en más del 50%, pero en Austria e Italia han caído sólo un 11% y un 4%, respectivamente.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor