Y de postre: arañas al horno

Empresas
0 0

Tú sí que sabes cómo sorprender a tus invitados.

Nada de aburridos canapés, croquetas, la tortilla de patatas de tu madre, que sí, que nadie la hace mejor, pero según lo refinado de la celebración puede resultar inadecuado. Pero sí realmente quieres sorprender a toda la concurrencia nada como unas tapas de auténtica araña camboyana, tarántulas de las de tamaño palma de la mano. Y aún hay más.

Ya horneadas, listas para saborear.

Únicamente has de preocupares de retirar sus quelíceros (colmillos) y disfrutar de una delicia gastronómica con la que os chuparéis los dedos hasta sorber las patas (las de la araña) como si fueran paticas de gamba. Crujientes, con todo el sabor tropical de este rico manjar y desde luego un aperitivo singular como pocos.

Vienen ya prehorneadas desde Camboya, procedentes de granjas de arañas, que debe ser un sitio idílico donde llevar a tu pareja o a los niños, y además (insistimos) de retirar previamente los colmillos lo único que necesitas para degustarlas es darles un ligero golpe de calor en tu horno. Y tenerlos bien puestos… O mucha hambre… O haber perdido una apuesta.

Vienen en envases individuales y hablamos de ejemplares en torno a 10 cms. de diámetro. Que aproveche. ─Antonio Rentero [ThinkGeek]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor