Análisis del iPod Nano 5G (…Y Apple le puso una cámara y vio que la cámara era buena)

Empresas

Aparte del regreso de Steve Jobs, la mayor novedad del evento It’s only rock & roll, but we like it fue sin duda el iPod Nano, que no sólo es el reproductor MP3 más vendido sino, ahora mismo, el iPod más completo. Lo más destacado del nuevo Nano es su cámara de vídeo, pero merece la pena que lo revisemos enterito paso a paso.

Externamente, la quinta generación de iPod Nano tiene un acabado más brillante. La pantalla ha crecido un poquito, de 2 a 2,2 pulgadas, con resoluciones de entre 240×320 y 240×376; puede que los usuarios del anterior Nano aprecien la diferencia a la hora de navegar, pero para los demás mortales es adecuada para manejar un MP3 pero demasiado pequeña y poco estándar para vídeos. Lo que resulta más importante es que sea más nítida y brillante que el anterior modelo.

Teniendo en cuenta que el tamaño total del Nano no varía, ese espacio de más que ocupa la pantalla viene en detrimento de la rueda de manejo del dispositivo. Si tienes dedos porras como yo, te costará un poco lograr la deseable fluidez en los movimientos y más de una vez tocaras donde no debes.

Pero pasemos a la chicha: la videocámara. Aunque sea una característica tan llamativa, no hace sombra a las cámaras de mano tipo Flip o Zi6, si bien es cierto que teniendo el Nano, no es muy probable que te compres una de éstas. Su resolución es VGA (640×480) y posee unos cuantos filtros que la hacen idónea para currarse unos vídeos ligeritos para YouTube. Dicho esto, lo cierto es que en condiciones de luz normales, los vídeos tienen una nitidez y un color más que razonables. Otra cosa es la posición del objetivo; estará ahí por muy buenas razones, pero como ya hemos dicho grabará montones de dedos.

Otra de las novedades es el micrófono integrado, que puedes encontrar en el apartado Notas de voz. Si eres un escritor romántico (pero cool) y te gusta grabar una y otra vez el principio de los capítulos como Woody Allen en Manhattan, te puede ser de gran ayuda. Nítido en la distancia corta, pero no te servirá para grabaciones piratas de música, si es que pensabas en eso. Junto al micro, merece una mención el nuevo altavoz integrado, aunque sólo sea porque hayan logrado embutirlo en un cuerpo tan pequeño. La verdad es que muy potente no es; te puede servir un ratito para ti solo, pero no en un guateque.

En cuanto a la radio FM, no es la primera vez que nos preguntamos: ¿por qué no antes? La recepción, en cualquier caso, es decente, al menos en Parla, la ciudad más dura al sur del Manzanares, aunque tienes que enchufar los auriculares, que hacen las veces de antena. Lo más curioso es que permite pausar una emisora hasta 15 minutos antes de seguir la reproducción. La última novedad… El podómetro. Puedo deciros que funciona, pero no me ayuda mucho saber que de la cama a la mesa, pasando por el café en la cocina, sólo quemo 3 calorías…

En fin, sorprende todo lo que han conseguido embutir en su pequeño cuerpo, aunque habría estado bien que, ya que se ponían, le hubieran aumentado un poco la memoria. Ahora que, además, graba vídeo, sus 8 ó 16 Gbytes se quedarán cortos en seguida. Entre los iPod, yo me quedo con el Touch; ahora bien, como PMP y videocámara baratita, merece la pena (el de 16 Gbytes sale por 169 euros).

Si habéis llegado hasta aquí, os merecéis de premio (si no lo habéis visto) el lamento de Hitler/Bruno Ganz por la ausencia de cámara en el iPod Touch.

— Rafa M. Claudín

Read also :
Autor: rmcdf
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor