Con MP3 al fin del mundo

Empresas

Los datos recogidos por la firma The NPD Group cuestionan la fidelidad de los usuarios por el formato de música digital MP3.

El estudio llevado a cabo por The NPD Group quiere hacernos ver que el formato más popular entre los usuarios de la música digital está perdiendo adeptos ante de empuje de grandes compañías, como Microsoft y Apple, que cuentan con sus propios formatos propietarios.

Lo cierto es que los analistas no lo ven tan claro, y mientras que unos afirman que las los datos son los datos, hay quienes simplemente los descartan. El hecho de que los discos duros de los ordenadores avistados por The NPD Group tengan un porcentaje menor de archivos MP3 que hace un año, puede significar, simplemente, que su facilidad de conversión también les hace ser más prescindibles.

Lo cierto es que al margen de los datos de The NPD Group y las opiniones de los analistas, todas las semanas se lanzan al mercado nuevos reproductores de música digital, basados en disco duro, o en memoria flash, y todos ofrecen soporte al rey de los formatos: MP3.

El hecho de que el servicio de música digital de Apple, cuyo enorme éxito ha llevado a compañías de la talla de Microsoft o Sony, a crear servicios similares, utilice su propio formato, podría a largo, muy largo plazo, hacer perder algo de terreno al formato MP3. Sobre todo porque las compañías de las que hablamos tienen también sus propios formatos propietarios.

Windows Media Audio, de Microsoft, ATRAC, de Sony o AAC, de Apple son los nuevos formatos de música digital, que quieren quitarle a MP3 parte de su supremacía. Y si bien estas compañías son lo suficientemente poderosas como para intentarlo, también han visto que el reto no será fácil, por lo que andan con pies de plomo. No en vano Sony anunció hace un mes que soportará el formato MP3, junto con el suyo, en los nuevos reproductores de música que la compañía lance al mercado e incluso en su próxima consola portátil, la PSP.

El caso es que a la tecnología de compresión de audio desarrollada en 1991 en Alemania por el Fraunhofer Institute le queda mucho camino por andar todavía.

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor