Despojan a una familia de un dominio web con la palabra Narnia por vulnerar derechos de autor

CloudRegulación

Una pareja escocesa ha tenido que devolver el dominio www.narnia.mobi, que adquirieron para que su hijo de 11 años -un apasionado del escritor CS Lewis- pudiera usarlo para su correo electrónico.

La empresa que posee los derechos de autor de la obra del escritor CS Lewis puso una queja a la Organización de la Propiedad Intelectual Mundial (WIPO, por sus siglas en inglés –World Intellectual Property Organization) cuando descubrió que una pareja de Edimburgo había comprado el dominio www.narnia.mobi.

El organismo acaba de obligar a la familia a devolver el nombre registrado alegando que vulnera la propiedad intelectual de propietarios legítimos de ese dominio.

Según Richard Saville-Smith y su mujer Gillian Fergusson, sólo compraron el dominio para que su hijo de 11 años pudiese utilizar el nombre de su escritor favorito en su correo electrónico, y no para beneficiarse económicamente de la obra de CS Lewis, el autor de ‘Las crónicas de Narnia’.

La pareja no entiende cómo la WIPO ha podido dar la razón a la empresa propietaria de los derechos de CS Lewis, y denuncian en declaraciones para la BBC, que la organización no tuvo en cuenta sus reclamaciones.

“Facilitamos pruebas de la compañía de registro en Internet que dejaban claro que no intentamos beneficiarnos económicamente, pero de algún modo se han ignorado las evidencias”, ha dicho Fergusson. “No aceptan que un correo electrónico para un niño es un uso legítimo (…), en realidad no importó lo que dijéramos”, añade.

En 2006 las empresas tuvieron tres meses para decidir si estaban interesadas en los dominios .mobi, antes de comenzasen a ser más populares, pero sin embargo nadie registró el nombre de Narnia. Pasado ese tiempo, la familia Saville-Smith compró el dominio por 70 libras porque seguía disponible, pero dos años después han sido forzados a devolverlo. “No hemos hecho nada ilegal o equivocado, teníamos todo el derecho a registrar ese dominio”, recuerda Fergusson.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor