Domestic Transformer, o cómo convertir un piso de 30 metros en un hogar domótico de lujo

Empresas

Imagínate una familia con cuatro hijos viviendo en un apartamento de 32 metros cuadrados. No hay que irse muy lejos en nuestros antepasados, ni llamar a demasiadas puertas para encontrarse al doble de rumanos en la mitad de espacio. Aun así, sigue siendo poco, a menos que uno de los hijos, Gary Chang, acabe convirtiéndose en arquitecto y, siendo japonés, en tecnófilo. Ahora, los 32 metros que conoció en su infancia se llaman Domestic Transformer y se pueden disponer de 24 maneras diferentes, gracias a sus muros deslizantes y estanterías desmontables. Más detalles, después del salto.

Gary ha cambiado la entrada como dormitorio por una cama hidráulica Murphy diseñada por él mismo, escondida detrás de un sofá durante el día. El coste de toda la operación ha sido de unos 165.000 euros, cuando el apartamento costó 34.000. Probablemente le habría salido mejor comprarse una casa un poco más grande, aunque el esfuerzo ha merecido la pena. Al menos, el resultado es espectacular. — Rafa M. Claudín [NYT]

Autor: rmcdf
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor