El candelabroflexo permite ajustar la luz al gusto de hasta el más quisquilloso

Empresas

Gracias a los estudios y al ordenador posiblemente tengas ya una relación íntima con el flexo de tu mesa y ya estés acostumbrado haciendo que las luces en el resto de la casa te parezcan extrañas.

¿Por qué no hacer de tu salón una mesa gigante con un candelabro que combina un montón de flexos ajustables? Pues ya es una realidad, se llama Dear Ingo y además de dar bastante miedo, cuesta un pastizal.

Disponible en blanco y negro, Dear Ingo cuenta con 16 flexos para iluminar una habitación al detalle, eso sí, lo que no ha tenido mucho en cuenta su diseñador Ron Gilad, es lo horriblemente complicado que es equilibrarla y mover cada uno de sus brazos sin que se te caiga encima.

Conseguir que tu salón de miedo con una especie de araña robótica lamparil tan sólo te costará 3.700 dólares y quedarte sin amigos, ya que en cuanto la vean huirán al pensar que puede cobrar vida y atacarles salvajemente como si de un flexo de Pixar frente a una pelota se tratara.

Eso sí, lo bueno es que si le pones bombillas especiales lo mismo lo puedes usar luego también como una especie de cabina de rayos uva digna de un supervillano, aunque tendrás que añadirle un mecanismo para que se abran de manera inquietante y una máquina de humo para incrementar el dramatismo.— Dani Burón [Dear Ingo]

Lea también :