El robot granjero inspirado en Wall.e

Empresas

No sabemos si algún día llenaremos la tierra de basura y nos marcharemos a vivir al espacio, dejando el planeta en manos del obstinado, eficiente y romántico Wall.e.

Esperemos que nunca llegue a suceder y que si no queda otro remedio sea en un futuro muy muy lejano. Pero por si acaso la hay quien está empezando a desarrollar al que podría ser el tatarabuelo del simpático protagonista de la gran película de Pixar. Se trata de un robot cosechador que podría encargarse de algunas de las tareas más duras e ingratas de un sector, el agrícola, que mueve anualmente en Estados Unidos de América el equivalente a más de doscientos mil millones de euros.

Muchas de esas duras tareas siguen ocupando a trabajadores no cualificados que tienen duras jornadas laborales dedicadas a cargar y descargar cantidades ingentes de toda clase de materiales: sacos, abono, maceteros, semillas…

Según diversos estudios la mecanización de estas tareas podría mutiplicar por cuatro el beneficio obtenido por cada trabajador ahorrando anualmente unos 15.000 millones de euros en salarios.

En un sector como el de los viveros, la robotización consistente en mecanizar el transporte de los maceteros permitiría a un trabajador ordenar a un pequeño ejército de robots como el de la foto, dotados de giroscopios, GPS y sensores, acarrear pesadas cargas que además minan la salud de los trabajadores humanos que actualmente se dedican a hacerlo.

Actualmente uno de estos robots tendría un precio de entre 15 y 35.000 € que se abarataría con la producción masiva de los mismos y el desarrollo de esta tecnología. Como siempre en estos casos la mecanización supondría un descenso de los puestos de trabajo no cualificados de los recolectores y porteadores pero daría lugar a nuevos empleos cualificados, menos penosos físicamente y mejor dotados económicamente de toda la industria relacionada con dichos robots granjeros: diseñadores, mecánicos, vendedores, servicio de asistencia…

Este tipo de robots, en una siguiente fase, podrían servir también en otros sectores como el de la construcción, las obras públicas, la minería… Sería el momento adecuado para recordar que el término robot proviene de la palabra checa robota que literalmente significa “trabajo o labor dura” y fue empleada por primera vez en una novela del escritor Karel Capek en 1921. ─[UbergizmoWiredHarvest AI]

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor