El superordenador de la Universidad de Zaragoza, entre los más potentes

Cloud

El sistema se empleará para profundizar tanto en la simulación de plasma en reactores de fusión y el plegamiento de las proteínas como en el desarrollo de fármacos.

La Universidad de Zaragoza ha entrado a formar parte de la Red Española de Supercomputación (RES), una estructura de siete superordenadores que permite a los investigadores aragoneses llevar a cabo complejos proyectos y entrar en los “top 500”, la lista de los ordenadores más potentes del mundo. En esta prestigiosa lista está también el ordenador Mare Nostrum del que ya se ha anunciado un sucesor para 2008-, el más potente de Europa y quinto del mundo.

Esto ha sido posible tras la elección del Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos (BIFI), de la Universidad de Zaragoza, para acoger por su destacado trabajo uno de los nodos de la Red Española, cuyo núcleo central se encuentra en el Barcelona Supercomputing Center (BSC), mientras que el resto se sitúan en centros de Madrid, Canarias, Cantabria, Málaga y Valencia.

Así lo explicó el director del BSC, el aragonés Mateo Valero, catedrático de Arquitectura de Computadores, al presentar esta nueva infraestructura que estará operativa principios del próximo año y que duplicará la capacidad de computación del BIFI. De la nueva potencia total, el 20 por ciento será de libre disposición por el instituto y el 80 por ciento restante será utilizado dentro de la Red nacional, en la que un comité científico decide la asignación según criterios de calidad científica entre los investigadores españoles que lo soliciten, agregó.

El Instituto de Biocomputación, dijo su director, Félix Sáenz Lorenzo, utilizará este nuevo recurso computacional para acelerar sus investigaciones principalmente en dos líneas, la simulación de plasma en reactores de fusión y el plegamiento de las proteínas y el desarrollo de fármacos.

El núcleo de la Red Española de Supercomputación, creada por el Ministerio de Educación y Ciencia, se sitúa en el BSC, donde está el ordenador Mare Nostrum, el más potente de Europa y quinto del mundo según los datos de noviembre de la reconocida lista de los “top 500”, en la que la institución zaragozana ha conseguido entrar en el puesto número 417.

Esta lista se elabora dos veces al año tras la evaluación de la potencia de la máquina, que tiene que “pasar la prueba del algodón” y resolver un complejo problema de ecuaciones, explicó Valero. El Mare Nostrum había perdido puestos desde su inauguración en 2005 como el ordenador más veloz de Europa y el cuarto del mundo pero, tras la actualización en la que se trabaja desde hace mes y medio, ha conseguido subir de nuevo en la lista de los “top 500”.

Así, se sustituirán sus 4.812 procesadores por otros más potentes y en mayor número (10.240), mientras que los que se han retirado han servido para aumentar la potencia de otros computadores como el del Centro de Supercomputación y Visualización de Madrid, que se ha llevado la mitad de los procesadores. El resto se han distribuido, a partes iguales, entre el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), el Instituto de Física de Cantabria (IFCA) y las universidades de Málaga, Valencia y Zaragoza, explicó Valero.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor