Escucha gratis tu música en Internet

CloudEmpresas

Spotify, Last.fm, Yes.fm… las radios online se posicionan como una sólida alternativa a las descargas en la Red con una oferta musical cada vez más sólida.

¿Para qué vamos a descargarnos un fichero MP3 si podemos acceder a él cuando queramos? Esta es la posición que defienden las radios online que han proliferado en Internet durante los últimos meses.

La propuesta de este tipo de radios, llamadas así aunque no tienen nada que ver con las radios tradicionales, es ofrecer un amplio catálogo de canciones que pueden ser gestionadas y reproducidas por el usuario a su gusto, sin depender de un locutor de radio o pinchadiscos. Todas ofrecen un gran catálogo de canciones de forma gratuita, pero incluyen también un servicio Premium de suscripción de pago que permite acceder a un catálogo más completo con menos restricciones.

Una de las principales ventajas de las radios online es que el usuario no tiene necesidad de ocupar gigas de su ordenador para almacenar canciones, sino que accede a ellas cuando quiera. Como es evidente, el problema de esto es que requerirá de un ordenador con conexión a Internet para poder escucharlas. En este sentido, las radios online han apostado por la música en movilidad, es decir, ofrecerla también a través de aplicaciones para teléfonos móviles con conexión a Internet, una opción que requiere primero la utilización por parte de los usuarios de la banda ancha móvil. Por el momento, y a falta de tarifas más competitivas, internet móvil está limitado una pequeña proporción de los usuarios de telefonía móvil y sobre todo entre el mercado más profesional.

Las radios online más populares son Spotify, Yes.fm, Last.fm y Deezer. Analizamos las cuatro para que escojas las que más se adapte a tus necesidades y disfrutes de tu música favorita.

Last.fm es una de las radios pioneras en el mercado online y que cuenta con más seguidores.

Aunque hasta hace poco era un servicio gratuito, los responsables decidieron hacerlo de pago en aquellos países en los que no se podía mantener con los ingresos publicitarios, ya que su facturación se limita a las suscripciones y la publicidad.

Esta radio, que se gestó en los albores de la web 2.0, fue estructurada como una red social en las que los usuarios pueden configurar su perfil, dejarse comentarios, apuntarse a eventos (conciertos musicales), y completar las fichas de los artistas con los datos biográficos y discográficos.

Last.fm añadió además el contador de canciones reproducidas, lo que ha permitido a los usuarios llevar un recuento de la música que escucha, tanto a través de la propia plataforma como a través de programas externos. Los usuarios no escriben en sus perfiles la música que les gusta, sino que ésta se registra automáticamente, permitiendo comparar la compatibilidad musical con cualquier otro miembro de la red musical.

lastfm.jpg

De este modo, Last.fm estableció el ‘scrobbling’, es decir la sincronización del contador de canciones reproducidas por iTunes y por el iPod del usuario con las de Last.fm. El scrobbling es uno de los aspectos clave de Last.fm, ya que lleva el recuento de los temas escuchados y permite aumentar o disminuir la compatibilidad musical con otros usuarios.

Otra de las características de Last.fm son las etiquetas que los usuarios han dado a los grupos con canciones en la plataforma. Seleccionando un grupo es posible escuchar canciones relacionadas de diferentes artistas y descubrir nuevos grupos con etiquetas parecidas. Uno de sus puntos fuertes es que se trata de un servicio eminentemente indie, con una oferta de música no-comercial muy amplia.

A pesar de poder ver vídeos musicales, descargarse algunos temas gratuitos y revisar la información de un artista, el tramo gratuito no permite seleccionar una determinada canción y escucharla entera. En este caso sólo se puede escuchar un fragmento o escuchar una que reproduzca aleatoriamente. Existe un programa que se descarga al ordenador para acceder Last.fm sin utilizar el navegador, además de una aplicación para el iPhone.

El tramo de pago, que cuesta 3 dólares al mes, permite la transmisión de radio ilimitada, navegación y transmisión sin anuncios y saber quién ha visitado tu perfil recientemente. Last.fm permite también descargar al ordenador las canciones que desee el usuario pagando a través de iTunes.

Deezer es un portal-radio de música online francés que permite la escucha en streaming, al igual que Last.fm. Su punto fuerte es su extenso catálogo de canciones disponible, que se pueden seleccionar por nombre, artista, álbum, y escucharlas por completo. La otra gran característica es que es un servicio concebido para ser 100% gratis, por lo que no hay servicios Premium para usuarios de pago.

Al contrario de Last.fm, permite crear listas de reproducción se que pueden compartir con otros usuarios y valorar canciones. En el caso de no encontrar un tema concreto, es posible mandar una sugerencia para que se pongan en contacto con el grupo para añadir sus canciones.

deezer.jpg

La pega principal es que requiere que el usuario tenga una pestaña de su navegador abierta con el programa, ya que por el momento no existe un programa para acceder al servicio sin el navegador. Sin embargo el programa está accesible mediante aplicaciones a través del móvil (el iPhone, móviles Android, Sony Ericsson y BlackBerry.

La alternativa española a Deezer es Yes.fm, un servicio bastante parecido pero con un catálogo musical más centrado en el mercado hispano. Aunque posee canciones de grupos internacionales (de las grandes discográficas Sony-BMG, Universal, Warner y EMI), su ventaja comparativa es que ha incorporado gran cantidad artistas de discográficas independientes y prácticamente todos los grupos que cantan en español y cada semana se incluyen novedades musicales de los artistas del momento.

yesfm.jpg

Aunque inicialmente había cuentas de pago y gratuitas, ahora funciona de forma gratuita manteniendo las mismas ventajas. Es posible seleccionar un tema concreto de cualquier artista (siempre que se incorpore a una playlist), compartir las listas de reproducción…

Requiere la utilización del un navegador para escuchar las canciones, pero permite mediante sencillas herramientas la posibilidad de integrar las playlists creadas a un blog, una página web, a MySpace y Facebook y otras redes sociales. También existe una aplicación para escuchar la música de Yes.fm a través del iPhone.

Desde Suecia se lanzó a principios de año Spotify, una radio online que ha sabido unificar los mejores aspectos de los servicios de la competencia en una herramienta versátil y completa.

Para utilizarlo hay que descargarse un programa a través del cual se gestiona todo. Es posible encontrar casi cualquier canción de casi cualquier grupo y crear listas de reproducción que pueden compartirse. Existe la posibilidad de darse de alta al servicio de pago, cuya principal ventaja es la escucha ilimitada sin interrupciones publicitarias.

spotifylogo.jpg

Para quienes echen en falta el aspecto más social de la radio, es posible habilitar el scrobbling de Last.fm, que contabilizará las escuchas y las registra en el perfil de Last.fm. Además de reproducir las canciones de un artista concreto, Spotify hace recomendaciones de artistas parecidos.

Al igual que el resto de radios online, ya existe una aplicación para acceder a Spotify a través del iPod touch y el iPhone, y en breve llegará a los teléfonos con Android.

Esta aplicación ha sido acogida por los internautas con mucho entusiasmo y está cosechando muy buenas críticas. Por el momento sólo se puede utilizar en Suecia, Reino Unido, España, Francia, Finlandia y Noruega, pero se lanzará en EEUU a finales de año y posteriormente llegará al mercado asiático.

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor