Falk, algo más que un navegador

Empresas

Falk se presenta en España con una oferta de navegadores portátiles preparados para llevarte al futuro de los viajes.

Falk Marco Polo Interactive

Por más que la tecnología vaya rápido y sea cada vez más accesible, o precisamente por eso, hay pocas cosas que llegan a sorprender realmente. Alguna tecnología puntera que es adoptada, por no decir copiada o imitada, en poco tiempo por el resto de la industria, algunas declaraciones visionarias por algún gurú de renombre, o el nacimiento o expansión de alguna compañía son motivo suficiente para seguir en la brecha a pesar de ver el mismo producto con distinta marca y color “cienes y cienes de veces”.

La llegada de Falk al mercado español puede ser una de esas ocasiones, uno de esos momentos de respiro. A pesar de que su reconocimiento de marca alcanza el 95 por ciento en Alemania, de donde es originaria y de que los amantes a los viajes sepan quién es Marco Polo, compañía perteneciente a MairDumond, al igual que Falk, podemos afirmar que en el país de la piel de toro Falk es sorprendentemente desconocida.

Bueno, el caso es que Falk Marco Polo Interactive, conocida por sus mapas, “esos que una vez desenvueltos nunca vuelven a su doblez original”, como afirma Susana Argüelles, la joven encargada de Falk En España, ha decidido expandir su negocio de navegadores portátiles. No es para menos, después de vender en sus primeros ocho mese de vida (marzo-diciembre de 2005) 400.000 unidades. Con inicios tan tempestuosos, la alemana se ha lanzado a Europa, a la conquista de Inglaterra, Francia, España e Italia, con la mira puesta, más adelante, en Sudamérica y Estados Unidos.

Todo preinstalado

La compañía en sí no es lo que sorprende. Es una más, con ganas de expansionarse, aunque con buenas posibilidades; es la oferta, ahora algo limitada pero que podría llegar a hacerle cosquillas al mismísimo rey del mercado, TomTom.

Pensemos en un navegador básico, con todas sus funciones, que te lleva donde tú quieres, te permite reproducir música en MP3, con ranura para tarjetas de memoria y la posibilidad de conectar un segundo receptor, con una pantalla de 3,5 pulgadas táctil a todo color, un software fácil de utilizar, un interfaz fácil de manejar, localizador de radares y tecnología Bluetooth. A esto, algo bastante común en la industria, le añades Guías de Ciudades, actualmente sólo ofertadas por ViaMichelín, y se lo ofreces al usuario todo completamente preinstalado. Sí, todo, hasta los radares. Entonces, lo que tienes es un Falk.

Más cosas sobre Falk. Los navegadores de la compañía incluyen cartografía de Navteq, la escogida por el 85 por ciento de los fabricantes de coches, pero lo cierto es que podría incluso pasarse sin ella. Es decir, que “si en algún momento, por lo que sea, Navteq fallara, con nuestra cartografía podríamos soportar perfectamente nuestros dispositivos”, afirma Susana Argüelles. Si ahora me pusiera en plan visionaria, en plan gurú, preveo que cuando el mercado esté maduro, los navegadores de Falk incorporarán cartografía de Falk, y quién sabe si lo veremos en otros dispositivos.

Guía de Ciudades

Lo de la Guía de Ciudades es realmene útil. Porque seamos sinceros, no hace falta un navegador para ir a Barcelona u otra ciudad en plan turismo. Para llegar sólo hace falta seguir la N-I y una vez dentro de la ciudad toda la vida se ha preguntado al primero que se para a tu lado en el semáforo. Y si vas de turista lo lógico es ir a pie, moverte en autobús, pero no coger el coche e ir buscando aparcamientos. De esta forma, antes de salir del hotel puedes prepararte algunas rutas basadas en monumentos, en museos, teatros, restaurantes, etc, o mezclarlo todo por proximidad. Los límites los marcas tú y sólo tienes que seguir las instrucciones de tu navegador Falk para conocer de primera mano lo más destacable de una ciudad.

Y si todo esto es interesante, el futuro es algo más que halagüeño. Hay cosas que no se pueden contar, o que cuando te las cuentan no las puedes comunicar, pero SIMO (7-12 noviembre) dará sorpresas, que se ampliarán a finales de este año. Y 2008 será, sin ninguna duda, el año de los navegadores portátiles. ¿Serás capaz de resistirte?

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor