La criosauna hará que una ducha de agua fría parezca una tarde de agosto

Empresas

Meterte en un tubo con nitrógeno líquido en forma de gas que baje la temperatura a -93 grados centígrados no es algo que parezca muy saludable, y si no preguntádselo al T-1000, pero al parecer puede convertirse en el último grito en sesiones de recuperación para deportistas. Descubre a continuación los detalles de la experimental criosauna.

El procedimiento ha sido ideado por un conocido entrenador de atletas de alto rendimiento, Alberto Salazar, y aunque asegura que todavía están probándolo para controlarlo y conocerlo mejor, podría ser toda una revolución en el campo del deporte y la fisioterapia.

La teoría es que al bajar la temperatura hasta -93ºC durante un tiempo breve, el cuerpo interpreta esto como que se está muriendo y bombea gran cantidad de sangre enriquecida a los órganos vitales. Al salir 2 minutos después, la sangre vuelve al resto del cuerpo generando un alivio y limpieza inmediatos.

Según parece sería como los baños de hielo pero en lugar de durar 20 minutos bastaría sólo con 2. No sé, no me queda muy claro que sea seguro y que por algún fallo técnico no termines como un polo flash, pero al menos el nombre está chulo, criosauna, y es lo suficiente pegadizo para que las sesiones cuesten un pastizal.— Dani Burón [Neatorama]