Las reglas de oro de una web

Empresas

La diferencia entre el éxito o el fracaso de una web puede depender de
unos errores aparentemente sin importancia.

Tómate tu tiempo para la página de inicio

Los diseñadores de páginas web visualizan sus creaciones de forma

diferente que los internautas. Si el usuario es un diseñador de

vanguardia, tiene un PC a 3GHz con un monitor de 21 pulgadas y una

conexión a Internet de banda ancha, no se puede realizar una web con una

configuración como ésta, porque no todos los internautas disponen de un

equipo como éste. Os ofrecemos algunos consejos para que vuestros

proyectos web lleguen a buen puerto.

1. Tómate tu tiempo para

la página de inicio

Conviene que el diseño de una página de

inicio sea pausado y meditado. Hay que planear cómo incluir el texto,

las barras de colores, las imágenes, etc. Esto nos asegura un mejor

resultado que el que se derivaría de ir improvisando y montando la

página prácticamente al azar. Podemos conseguir excelentes ideas

consultando algunas páginas ya creadas.

Todos los

internautas aceptan un pequeño retraso en la descarga de una web. La

cuestión es ¿cuál es el tiempo máximo que una persona espera antes de

irse a otro site? Esto depende de lo prometedora que pueda ser la web.

Si las expectativas de información y fotografía son buenas, el tiempo de

espera puede ser más largo.

La página de inicio, al menos,

tiene que ser mostrada rápidamente. Cuanto más rápido, mejor. Por ello

es mejor no sobrecargar la página con cosas superfluas o imágenes no

comprimidas. Es mejor utilizar las imágenes con moderación.

Pop-ups, textos y navegadores

2. Evita pop-ups

Los pop-ups son fáciles de crear utilizando

cualquier programa o herramienta de Internet. A menudo debemos pensar

que los webmaster los utilizan para mostrar información importante, pero

los usuarios suelen evitar este tipo de ventanas. El principal problema

de los pop-ups es que tapan posible información importante de la página

principal.

3.Textos ilegibles

Una web puede ser genial,

los contenidos fáciles de utilizar, pero después de leer el texto

durante cinco minutos un texto con caracteres muy pequeños los

intenautas se cansan de leer. Los textos diminutos pueden molestar

cuando se está leyendo algo, por lo que es mejor que la palabras de una

web sean lo suficientemente grandes.

Normalmente las webs

comerciales llenan sus páginas con información para mantener el interés

de los internautas y que permanezcan el mayor tiempo posible en ella,

pero esta medida no es necesaria para una web personal, por lo que se

agradecerá un mayor tamaño de texto.

4. Páginas que

no funcionan

En ocasiones es posible que el site no se vea

correctamente debido a que es más grande que la pantalla del internauta,

lo que provoca que las tablas sean ilegibles, los texto tengan un

formato erróneo… y cada cosa que se encuentre en la web no pueda

utilizarse con facilidad. Pero si la web lleva una advertencia que diga

que la página está optimizada para uno u otro navegador o para una

resolución concreta, los internautas que realmente quieran ver la página

no podrán hacerlo, porque es improbable que se descarguen la última

versión de navegador para ver una página concreta. Pero esto se puede

solucionar realizando antes unas pruebas. Antes de colgar una web en el

servidor hay que probar si funciona en las distintas plataformas (PC y

Mac) y también en los diferentes navegadores. Además, tampoco estaría de

más comprobar que se vea correctamente en monitores más pequeños que el

que estás utilizando, para que la página no le de problemas a nadie.

Enlaces y dirección de contacto

5. Enlaces que fallan

Los enlaces que te llevan de una página

a otra son una de las mejores características de la página, siempre y

cuando estos enlaces funcionen. Es una buena idea añadirle valora un

site con una lista de enlaces con temas relacionados, pero es importante

asegurarse de que éstos funcionan correctamente.

A menudo el

fallo de un enlace no es un error del diseñador. Puede que se ofrezca un

enlace hacia una página maravillosa y que ésta desaparezca de un día

para otro o que su dirección haya cambiado inesperadamente. Por ello hay

que acostumbrarse a comprobar los enlaces de forma regular para

asegurarse de que éstos funcionen.

Siempre hay que recordar

que la web es un medio dinámico en que aparecen y desaparecen páginas

continuamente, lo cual puede resultar excitante, pero también supone que

ir al mismo ritmo. Por otra parte, además de comprobar los enlaces

externos, también hay que comprobar que los links internos de una web

estén operativos. Los enlaces que no funcionan hacen que una web parezca

anticuada y desfasada.

6. Dirección de contacto perdida

Los detalles para contactar con el autor de la página web deben ser fáciles de

encontrar. Nunca hay que ponerlos en el tercer nivel de la web, pues se

corre el riesgo de que el internauta se vaya después de tres minutos de

búsqueda. Una web no debe ser una simple presentación, tiene que

permitir la comunicación.

Gramática y música

7. Errores gramaticales

Nadie es perfecto al escribir y todos

cometemos errores. La mayoría de los internautas toleran algunos fallos.

Sin embargo, algunos errores pueden no gustar demasiado. No es

aconsejable que haya errores gramaticales en la parte superior de la

web, ya que puede suponerse que se ha hecho de forma rápida y que no ha

sido corregida. Hay que tomarse tiempo para revisarla cuidadosamente.

Antes de poner el texto en la web es aconsejable que se revise con alguna

herramienta de corrección o con un procesador de textos. Microsoft Word

cuenta con una excelente herramienta de corrección, pero hay que

asegurarse de seleccionar el idioma correcto. Otra opción es imprimir el

texto y dárselo a alguien para que lo lea. Que el texto esté bien

escrito es muy importante ya que muchos errores gramaticales pueden

influir negativamente en la imagen de la página.

8.

Demasiada música

No es agradable que cuando apenas has

abierto una página la música empiece a sonar. Esto puede no gustarle a

todo el mundo ya que si se quiere leer alguna información resulta más

difícil concentrarse. Por otro lado, tampoco es aconsejable que suene la

música cada vez que se abre una ventana diferente del navegador. Si a

los internautas no les guste tanta música, tendrán que quitarse la

música a su ordenador y hay que tener en cuenta que esto supone un

esfuerzo para ellos y lo más probables es que cierren la ventana. Por

esta razón, lo mejor es distribuir bien la música que acompaña a nuestra

navegación.

Si al final se decide poner música de fondo a la

web, hay que asegurarse de incluir un botón de fácil acceso que permita

activar o desactivar la música con un solo clic.

En Construcción, colores y fuentes

9. En construcción

Es normal que conseguir una dirección

web para crear una página web personal ilusione. No obstante, es

conveniente desistir de poner rápidamente el cartel en construcción.

Por mucho que se añada una animación de cualquier tipo, las cosas no van

a mejorar.

Mejor es esperar un poco y colgar la página personal

terminada, aunque posteriormente se vayan incluyendo algunas secciones.

Para ella primero se generan las nuevas páginas y después se crean los

enlaces correspondientes en la página de inicio. Nada es más molesto

para un internauta que intentar entrar en un enlace interesante y

encontrárselo en construcción. Los mejor es anunciar el proyecto en la

home con una pequeña descripción de un par de frases explicando lo que

habrá y cuándo estará operativa aproximadamente. Esto es mejor que

encontrar un enlace en construcción.

10. Prueba de color

Para diseñar una página web es tan importante seleccionar bien los colores

como probar cómo quedan. Elegir el color adecuado para el fondo y los

textos resulta crucial, ya que el contraste puede hacer que éste sea

ilegible.

Es mejor no apostar por colores muy chillones porque no

es agradable para los internautas. Hay que seleccionar una gama para

todo la web y no realizar saltos bruscos. Cuidado con el color azul, ya

que es el estándar para las direcciones de los enlaces. Por lo tanto, si

se destaca una palabra en un artículo en azul y especialmente si está

subrayada, los internautas pueden pensar que se trata de un enlace para

leer más información.

11. Las fuentes

Cuando

se instalas algunos programas en un PC se introducen ciertas fuentes en

el disco duro. Habrá quien piense que les serán útiles, pero si se

escoge una poco conocida, es posible que los PCs de los internautas no

las tengan instaladas y no las reconozcan. Normalmente el navegador

suele solucionar el problema cambiando estas fuentes por otras

estándares que se puedan leer, pero la apariencia de la página puede

sufrir algún estrago. Por lo tanto hay que resistirse a utilizar fuentes

inusuales y utilizar unas comunes como Arial o Times. Si se prefiere que

el título tenga una tipología diferentes, es mejor utilizar un programas

de edición de imágenes y guardar el texto como tal, de forma que

cualquier internauta podrá verla.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor