Las tecnologías inalámbricas a debate

Movilidad

Hablamos con algunas compañías sobre las nuevas tecnologías inalámbricas
que están por llegar y cómo afectarán a las actuales.

Tecnologías inalámbricas

El futuro está en la tecnología inalámbrica, la oficina sin cables, la

casa sin hilos, y los usuarios moviéndose libremente pero

permanentemente conectados. Durante esta primera década del nuevo siglo

veremos cosas impresionantes en todo el sector de la informática y las

telecomunicaciones, y justo en el horizonte se encuentran tecnologías

inalámbricas increíbles tales como la radio de banda ultra ancha o

ultrawideband (UWB) que permitirá enviar cantidades ingentes de

información utilizando tan poca energía que las baterías durarán muchos

años o WiMax capaz de enviar datos a una distancia de 50 kilómetros.

Actualmente hay multitud de compañías investigando en nuevas tecnologías

inalámbricas a las que llegamos a conocer todo lo íntimamente que nos

permiten nuestros conocimientos técnicos, años antes de que las

aplicaciones concretas lleguen a salir al mercado. Para eso

precisamente, para conocerlas mejor y tener una visión de lo que nos

espera, vnunet.es se ha puesto en contacto diferentes compañías del

sector: Intel, Netgear, SMC Networks y Enterasys, que nos han contado

sus expectativas y qué se espera de las tecnologías inalámbricas que

“amenazan” con llegar al mercado dentro de unos años, fundamentalmente

WiMax y Ultrawideband.

WiMax

El éxito de toda nueva tecnología inalámbrica, como casi todo, depende,

básicamente, del IEEE, según nos ha comentado Fernando García Yañez

director general para España y Portugal de Netgear. “El segundo paso,

casi más importante, son los fabricantes de chips. Porque nuestra labor

como fabricantes es tener primero todos los componentes”.

Francisco García, director técnico de Enterasys para el Sur de EMEA ha

querido destacar la complejidad de estandarización global en el mundo

inalámbrico, “porque las regulaciones y legislaciones en cada país son

muy distintas”. Hablando concretamente de WiMax, que tiene como

intención proporcionar acceso a muy alta distancia del nodo y con una

transferencia de datos muy alta, es seguro que la potencia de emisión

será alta, “y eso seguro que va a interferir con legislaciones y

regulaciones de varios países”.

Estos puntos de vista no hacen

más que demostrar que aunque hablemos o escribamos cientos, miles de

palabras sobre estas nuevas tecnologías, quedan años para que empiecen a

incorporarse en nuestros hogares o negocios. “Hay que recordar que

conocemos las redes inalámbricas desde 1997 y hasta 2001 o 2002 no se

realizó una distribución realmente masiva de las mismas”, afirma Eduardo

García, territory manager de SMC Networks, quien continúa señalando que

respecto a WiMax parece que se avanza un poco más rápido “que el resto

de las tecnologías que están por venir. Al fin y al cabo es una

evolución dentro de las redes inalámbricas con las que estamos

trabajando actualmente, Wi-Fi. La gran ventaja de WiMax son que nos

permiten tasas de transferencias de hasta 268Mbps”.

Se ha hablado

en varias ocasiones que WiMax, por su mayor alcance e índice de

transferencia de datos, podría llegar a sustituir a WiFi, desbancarle.

Sin embargo, no todos opinan lo mismo, pues hay quien cree, como Eduardo

García, que terminarán siendo complementarios y cada uno buscará su

espacio. “Yo creo que será un complemento de Wi-Fi, que también está

evolucionando y se está aumentando su capacidad de transferencia. Ahora

estamos en ese proceso de análisis de nuevas tecnologías, de pruebas de

laboratorio, de pruebas de ingeniería y es muy difícil saber lo que va a

suceder en el mercado a corto o medio plazo. Pero yo creo que Wi-Fi se

quedará para cubrir el interior de las oficinas y WiMax se utilizará

para comunicar unas oficinas con otras. Wi-Fi dentro y WiMax fuera”.

“Para mi gusto, si hay una serie de circunstancias que concurren,

probablemente el sustituto de Wi-Fi es WiMax”, afirma Fernando García

Yañez, de Netgear, que hace referencia a la saturación que existe

actualmente, sobre todo en Estados Unidos, de la banda de los 2,4GHz,

utilizada por algunos estándares Wi-Fi. “Los 24GHz ya llevan bastante

tiempo siendo utilizados para muchas cosas, como por ejemplo Bluetooth,

que trabaja en la misma frecuencia; algunos teléfonos Dect inalámbricos

trabajan en 2,4 GHz, cámaras de vídeo inalámbricas también; es una

frecuencia que está más que saturada. Puedes encontrarte con muchas

interferencias en un país como Estados Unidos, por lo que no sé hasta

qué punto esto puede tener futuro”. La banda de los 2,4 GHz es utilizada

para el 802.11b y 802.11g, los estándares de Wi-Fi más utilizados en

Europa, en donde ha habido multitud de problemas para aprobar el

802.11a, que funciona en la banda de los 5GHz.

Carlos Martínez,

responsable del desarrollo del mercado empresarial de Intel en España,

compañía que hace un par de meses anunció la disponibilidad a partir del

segundo semestre de este año de productos para la tecnología WiMax, no

cree que ésta última sustituya a Wi-Fi. “Creemos que el entorno es

distinto. Sinceramente no creo que lo sustituya, es una evolución. Wi-Fi

lo vemos en entornos cerrados privados de oficina o públicos como

congresos, aeropuertos, etc. WiMax en una tecnología que lo que permite

es acceder a zonas más abiertas, por ejemplo la interconexión de hot

spots; la llegada a zonas remotas con banda ancha que a día de hoy no se

está llegando de una forma más barata. Pero cada una de estas

tecnologías tendrá su espacio”.

Ultrawideband (UWB)

Y si el posible sustituto de Wi-Fi podría ser WiMax, qué tecnología

inalámbrica sustituirá Ultrawideband (UWB), ¿qué ofrece? Básicamente,

esta tecnología súper rápida y de corta distancia, promete transmisiones

hasta diez veces más rápido que Wi-Fi. Una de sus aplicaciones, como

comenta Carlos Martínez, de Intel, sería, por ejemplo, un entorno de

hogar digital en el que tenemos el ordenador conectado a Internet y nos

estamos bajando películas y las queremos pasar directamente a la

televisión: esto es algo que nos permite esta tecnología. “Esta

tecnología te permite el envío de grandes cantidades de datos en

velocidades muy rápidas y distancias muy cortas e Intel lo ve en

entornos familiares, en entornos de oficina, no en entornos abiertos”.

Eduardo García, de SMC Networks destaca que UWB ” tiene características muy

interesantes como la eliminación de problemas por rebotes de ondas o

multitrayecto que permite que el proceso de la información enviada por

la red inalámbrica sea mucho más rápida. UWB me ofrece una gran

velocidad a corta distancia y tiene sentido un uso doméstico y para

pequeña empresa, pero gracias a su gran ancho de banda podría tener

aplicaciones incluso para las empresas”.

La visión más

generalizada es que UWB será la tecnología inalámbrica escogida para el

hogar. Así es como lo ve Fernando García Yáñez, de Netgear: “Los hogares

con ultrawideband no necesitan tener WiFi. Estamos hablando de 480Mbps

de transferencia y con una distancia de hasta 40 metros y eso es una

distancia normalmente razonable; y como tienen potencia de señal

atravesará paredes y no habría problema de cobertura. Paro la mayor

parte de las casas podría ser el sustituto de Bluetooth y también de

Wi-Fi para el hogar, el WiFi doméstico”.

Francisco García, de

Enterasys, confirma esta tendencia señalando que la estrategia de su

compañía, enfocada en las comunicaciones inalámbricas para el mercado

empresarial, no contempla la UWB. “la estrategia de nuestra compañía no

contempla demasiado Ultrawideband porque lo vemos más enfocado para el

hogar”.

Por su parte, Carlos Martínez, de Intel cree que, más que

sustituto de Bluetooth, UWB es una evolución. “Bluetooth fue una primera

tecnología que, en dispositivos de corta distancia, establecía una

conexión inalámbrica; UWB es una evolución no tanto de esta tecnología,

sino para este uso ampliando su capacidad, su velocidad, el tráfico de

datos y sobre todo en una capa que Bluetooth no incluía, que es la

estandarización en las aplicaciones, en cómo las aplicaciones pueden

pasar por distintas tecnologías. Podemos verlo como una evolución de

Bluetooth pero obviamente contiene muchísimas cosas más”

Como

todo, hay un pero. “El inconveniente de UWB es que tiene que haber

fabricantes de otros sectores que tienen que apostar por ello, como ya

pasó con Bluetooth, sino no hay nada que hacer. Tiene que haber

fabricantes de telefonía móvil, fabricantes de PCs, aparte de los

fabricantes de redes que apuesten por esta nueva tecnología inalámbrica.

El UWB tendrá éxito si entran aquí Nokia, Motorola, Philips, LG,

Samsung…. que incorporen en sus productos UWB como ya han hecho con

Bluetooth”, destaca Fernando García Yáñez.

Y mientras… llega la PLC

Y mientras Ultrawideband se desarrolla, mientras las tecnologías

inalámbricas, evolucionan y parecen dejar a los cables en una posición

muy comprometida, llega la tecnología PLC (Power Line Communications).

¿Desbancará a las tecnología inalámbricas mi capacidad para conectarme a

una red a través de cualquier enchufe? ¿tendré necesidad de desplegar

una red inalámbrica en mi hogar o en mi pequeña oficina cuando el

cableado y enchufes de luz ya existen?

“Nosotros, comenta Eduardo

García, de SMC Networks, estamos distribuyendo desde hace más de un mes

PLC, equipos de transmisión de datos a través de la red eléctrica y

tenemos dos lecturas: Desde luego puede desbancar en mucho casos a las

redes inalámbricas, pero tenemos muy claro que es más un complemento.

Cuando tenemos la oportunidad de transmitir a través de la red eléctrica

tengo que tener muy claro que eso no me permite movilidad y en la

mayoría de los casos terminará siendo un complemento. PLC será de gran

ayuda en muchos casos, pero no me da movilidad. Los dos grandes

argumentos de la red inalámbricas son la sencillez y la movilidad”.

Por su parte, Fernando García Yáñez, de Netgear, señala que aunque hay que dar

la bienvenida a cualquier tecnología que ayude a los usuarios a

aprovechar los recursos, desgraciadamente la PLC no tiene mucha

implantación. “Particulamente te digo que ojalá funcione, entre otras

cosas porque Netgear también fabrica equipos para PLC, pero en España

hay pocos lugares en los que puedas conectarte con esta tecnología. Las

inversiones que tienen que hacer las compañías eléctricas son fuertes,

aunque son compañía fuertes desde el punto de vista financiero por lo

que si se deciden no les va a costar nada acometer estas inversiones.

Pero de momento son un poco de tanteo, el cliente los desconoce”.

Enterasys, por su parte, plantea, respecto a la tecnología PLC, que será

el mercado el que defina cuál será su papel. “Hay muchos tipos de

clientes y cada uno tiene unas necesidades muy específicas. Imagínate

que los PLC no proporcionasen seguridad, entonces para mi negocio no

sirve”.

Lo que es cierto es que, como siempre, hablamos y

hablamos de nuevas tecnologías mucho antes de que se hagan realidad, las

destripamos, y prevemos qué otra tecnología anterior desaparecerá cuando

llegue la nueva, como su tuviéramos una bola de cristal. Pero al final,

como comenta Francisco García, el mercado es quien pone a cada uno en su

sitio. “Se hablaba de que Wi-Fi iba a desbancar a Bluetooth y al final

cada una se ha buscado su nicho. Hyperland era una tecnología que

prometía mucho y al final no ha llegado a gran cosa. Lo mismo paso con

los vídeos, el sistema 2000 era con mucho mejor que Beta y VHS y al

final triunfó éste último. ¿Por qué? Pues porque seguro que el

fabricante lo supo hacer mejor, el canal lo supo hacer mejor y llegó

mejor al gran público. Pues esto es un poco lo mismo”.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor