Licentia, un mando a distancia a la antigua usanza

Empresas

El mando a distancia con gestos de la cara tenía gracia, pero nos obligaba a estar con expresión hierática todo el tiempo, no sea que el vídeo se acelerara en un exceso de alegría facial. Aquí tenemos otro mando a distancia, Licentia, para el que hacen falta las dos manos. Con la izquierda se controla

licentia

El mando a distancia con gestos de la cara tenía gracia, pero nos obligaba a estar con expresión hierática todo el tiempo, no sea que el vídeo se acelerara en un exceso de alegría facial. Aquí tenemos otro mando a distancia, Licentia, para el que hacen falta las dos manos. Con la izquierda se controla el volumen y con la derecha los canales, presionando primero los botones de aspecto retro, parecidos a los de las televisiones antiguas. Si echas de menos los viejos tiempos, pero quieres seguir sin levantarte del sofá, este concepto está pensado para ti. [Yanko Design]

Autor: rmcdf