Llega el momento de la verdad, empieza el Mobile World Congress

Movilidad

La industria de las telecomunicaciones móviles de todo el mundo se ha dado cita en Barcelona, esperando ser más lista que la crisis y más fuerte que sus rivales.

Mobile World Congress, la cita de la industria de la telefonía móvil más importante del mundo, se celebra esta año en medio de unos resultados catastróficos, anuncios de despidos y recortes en los presupuestos, mientras Google y Apple se han convertido en importantes e interesantes rivales en esta industria, sobre todo por su rapidez a la hora de llevar a cabo la convergencia entre Internet y el móvil.

Este año hay que destacar la cantidad de fabricantes de ordenadores que se han unido a la fiesta, como Acer o Asustek, que han anunciado su entrada en el mercado de los smartphones; y no hay que olvidar las especulaciones en torno a Dell, que podría estar buscando la manera de reinventarse como un fabricante de teléfonos. El hecho es que los fabricnates de portátiles han creado fuertes lazos con los operadores desde el momento en que Internet móvil se ha hecho una realidad, facilitando el paso para crear sus propios terminales.

La foto ha cambio mucho con los años. Anteriormente la industria de la tecnología de comunicaciones móviles estaba controlada por enormes monopolios que ahora se han fragmentado de forma que el software, hardware y servicios pueden proceder de varios proveedores. Curiosamente, los sistemas operativos están ahora disponibles de forma gratuita desde empresas como Google o Nokia a través de la Symbian Foundation, a lo que se añade que los desarrolladores aportan aplicaciones para música, fotos o navegación sin ni siquiera la aprobación de los operadores de red.

La crisis, lamentablemente tan de moda hoy día, también afecta a este mercado. Aunque los teléfonos móviles son más populares que cualquier otro gadget, el número de terminales vendidos caerá esta año por primera vez desde 2001. Los analistas ya han advertido que se espera un descenso de la venta de móviles del 11%. Esto ha provocado que los fabricantes no sólo quieran vender terminales, sino también servicios. El éxito cosechado por la AppStore de Apple, que permite a los usuarios comprar e instalar miles de programas para el iPhone con sólo tocar un botón es un ejemplo que Nokia y Microsoft están dispuestas a seguir con sendos anuncios en el Mobile World Congress.