Paracaidismo en el espacio

Empresas

medium_spacedivers_main_485.jpg
¿Te pone la idea de tirarte desde una nave espacial en un traje creado para lanzarte a tierra? Pues gracias a un grupo de científicos locos, el día en que estarás esperando para tirarte desde 36 kilómetros de altura podría estar más cerca de lo que piensas. Y no sólo será algo para chalados sino que además podría salvar la vida de astronautas en caso de que les falle su aeronave. La idea parece de locos pero es real, como ahora veréis.

Orbital Outfitters, dirigida por el pionero de la exploración civil del espacio Rick Tumlinson, fundador de la Space Frontier Foundation, y Jonathan Clark, un ex-cirujano de vuelo de la NASA, ya ha empezado a desarrollar el equipo necesario para acometer esta hazaña. Clark, que perdió a su mujer Laurel en el accidente del Columbia en el 2003, cree que cuanto más pequeño sea el objeto más posibilidades tendrá de sobrevivir la re-entrada. De ahí que piense el traje puede utilizarse para emergencias como la del transbordador en el que murió su esposa.

El salto de 36 kilómetros será sólo el primero: Rick y Jonathan quieren fabricar un equipo que permita saltos desde 241 kilómetros de altura. Esto significará caer a 4.023 kilómetros por hora antes de que un paracaídas especial se abra para estabilizar el descenso en la entrada a la capa exterior de la atmósfera.

Cuando el suicida paracaidista llegue a la atmósfera más densa estará viajando sólo a 193 kilómetros por hora, momento en el que se abrirá un paracaídas convencional para que lo que quede de tu cuerpo aterrice suavemente en la tierra o en el agua. Vamos, un cachondeo de viaje. — Ad Dugdale

High Dive [Popular Science via Sci-Fi Tech]