Paz para los hombres de buena voluntad, mamporros para los bots de bajo presupuesto

Empresas

La Navidad es un tiempo de amor, de fraternidad, en el que los seres humanos dejan de lado sus rencillas y peleas. Con lo cual es la época justa para que otros que no celebran estas pascuas (no, no hablo de musulmanes ni budistas) se den de leches: nuestros fieles amigos (hasta que Skynet nos separe), los robots. En esta competición se echan de menos los bañadores horteras, las interpretaciones de segunda y el lanzamiento de sillas, pero pensad bien el dinero que la industria de la lucha libre se ahorrará en esteroides y aceite corporal. Que nadie pierda de vista los movimientos del luchador con cabeza de albóndiga y los del osobot cortés. El vídeo, tras el salto.

—Alberto Payo [BotJunkie]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor