Quik Pod, deja de pedir fotos a extraños [Review Gizmodo]

Empresas

¿Cuántas veces no te has ido de viaje y has tenido que recurrir a un compañero o a extraños para salir en las fotos? ¿Cuántas ausencias en fotos ha provocado? ¿Cuántas fotos mal encuadradas por ese desconocido que parece que no ha usado una cámara en su vida?

Puede que demasiadas. Así que ya es hora de terminar con esto y empezar a salir en tus fotos y vídeos sin ayuda de nadie, cuando tú quieras y como tu quieras. Saluda al híbrido de brazo extensor, monopié y trípode Quik Pod.


Vídeo en 3D, para verlo en 2D o cambiar el sistema de visionado simplemente pulsa el botón 3D y selecciona la opción que prefieras.

La gran ventaja de Quik Pod con respecto a un monopié es que ocupa sensiblemente menos cuando está plegado, sólo 190mm, pero luego te permite extenderlo hasta unos 47mm, suficiente para salir tú, tus compañeros y el fondo que quieras, incluyendo sucesos inquietantes que poder enviar a 4o milenio.

Además cuenta con un miniespejo que te facilita la labor de encuadrar la imagen, y una cabeza totalmente regulable 360º con un tornillo estándar de trípode, permitiéndote hacer fotos desde arriba mirando hacia abajo o viceversa. La parte de abajo también cuenta con rosca, haciéndolo muy útil.

Gracias a esto lo puedes usar no sólo para hacerte fotos o vídeos a ti mismo, sino también a lugares complicados sin tener que agacharte, subirte a algo o saltar.

Pesa tan sólo 100 gramos y puede soportar una cámara de hasta 450 gramos. Además cuenta con un mini trípode que se enrosca debajo, un minimosquetón, un enganche para el bolsillo y una bolsa de transporte.

Pero además, si eres de los que hace fotos y vídeos siempre con el móvil, Quik Pod tiene la solución con su adaptador Mobile, que te permite enganchar un iPhone o móvil de espesor similar y adaptable hasta pantallas de 4,3 pulgadas.

El adaptador le añade una rosca de trípode a tu móvil, permitiendo usar un trípode o engancharlo a tu Quik Pod, además al estar pensado sobre todo para iPhone, cuenta con acceso al botón de inicio y al puerto dock.

Podrás comprar el Quik Pod Pro+ por 29,95 euros o si lo prefieres el Mobile+ por 29,99 euros, prácticamente lo mismo,  en su distribuidor español o internacional.

Lo bueno

  • Muy fácil de usar y gracias al espejo siempre estás centrado.
  • Todos los accesorios son compatibles entre sí.
  • Te permite hacer tomas en ángulos curiosos ocupando mucho menos que un trípode o monopié.
  • La sujeción del adaptador para móviles es muy firme y segura.

Lo malo

  • La versión Pro sólo sirve para cámaras ligeras.
  • Al ser de plástico tiene un poco de juego y se mueve un poco con movimiento excesivo.
  • Mobile+ está pensado únicamente para móviles con un espesor parecido o inferior al del iPhone.

Veredicto
Un accesorio genial para llevarse de viaje y poder hacerse fotos sin necesidad de que uno de tus compañeros de viaje no salga nunca o tengáis que pedir a algún desconocido que os haga una foto. Su tamaño y peso mínimo hace que lo puedas llevar en cualquier sitio, aunque también hace que sea un poco inestable en caso de que vayas a ir corriendo y grabándote a ti mismo con una cámara un poco grande. En ese caso lo mejor es que te decantes por el modelo DSLR.— Dani Burón [Quikpod]

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor