Se teme la fusión del núcleo de una central nuclear japonesa

Empresas

Japón no pasa por su mejor momento. Aunque no está teniendo lugar el apocalipsis (aunque devastador, se está exagerando un poco lo que está ocurriendo con el terremoto edito: “exagerando” en algunos medios, como dicen en alguna web), una de las cosas que más se temen es que tenga lugar una fusión del núcleo en Fukushima 1, central nuclear que ha sufrido una explosión, hiriendo a varios operarios.

Tras un salto vemos qué es exactamente una fusión del núcleo de una central nuclear y sus consecuencias.

La palabra que antes acude a las mentes es “Chernobyl”. No obstante, ese fue un ejemplo de central nuclear sin medidas de seguridad como las que se toman ahora.

En el caso japonés, ha habido una explosión, resultando heridos algunos operarios y siendo dañado el muro de contención exterior. No obstante, no es lo mismo una “simple” explosión que una fusión del núcleo, que se ha tenido en cuenta como posibilidad.

La fusión del núcleo (no confundir con “fusión nuclear”) es un accidente que ocurre cuando el calor del reactor nuclear aumenta de forma alarmante, pasando el núcleo de estar en estado sólido a estado líquido. La fusión del núcleo implica la destrucción del reactor y la emisión de materiales radiactivos al medio ambiente. La explosión resultante puede afectar un área de decenas de kilómetros a la redonda.

Temperaturas alarmantemente altas es lo que se detectó, precisamente, en la central de Fukushima 1. Como modo de prevención, se había abierto una vía de escape de vapor para reducir la presión, y por lo tanto la temperatura, en el interior del reactor. Vapor que contiene partículas radiactivas que se dispersaron por la atmósfera, aunque los niveles no son altos.

Por seguridad, antes de la explosión se evacuaron a 50.000 personas en un radio de 10 kilómetros de la central. Ahora, tras la explosión, el perímetro ha sido ampliado a 20 km. Además, se sabe que se ha desplomado el techo del reactor y que se ha vertido en una hora la radiactividad que un humano puede soportar en un año.

Por supuesto, un desastre en una central nuclear puede ser muy peligroso, pero ello depende del número de medidas de seguridad que se hayan llevado a cabo en su construcción. Hay quien aprovecha acontecimientos como estos para argumentar fuertemente en contra de la energía nuclear, cuando hay centrales que se diseñan incluso para resistir la fusión del núcleo.

Si Chernobyl era un reloj de los chinos, las de ahora deberían ser todas un Rolex.

Todavía se está investigando los daños reales tas la explosión. Esperamos que Fukushima resista y no ocurra nada demasiado… nuclear. — Javier G. Pereda [IBN Live, Euronews, Wikipedia]

Lea también :