Actualidad TI Almacén

Un hombre dentro de un cubículo dentro de un loft dentro de un almacén… pero mola

La palabra “cubículo” ha tenido muy mala suerte.

Asociada casi indefectiblemente a un espacio agobiante, escueto y sinónimo de explotación laboral, despersonalización y reclusión oficinística, no se ha permitido que pudiese asociarse a relax, disfrute del tiempo de ocio y buen gusto decorativo.

Ha tenido que llegar Liu Ming, profesor de feng shui en Oakland (California) para demostrarnos que un cubículo puede resultar acogedor, cálido, relajante y hasta bonito. De hecho Ming pasa mucho tiempo dentro de ese cubículo que tiene en medio de su loft, situado en un almacén (suena fatal, pero mira en las fotos qué pinta tan chula tiene) porque al parecer es el cúlmen del feng shui. Y aún hay más.