Actualidad TI cargadores

Tylt, el cargador con cable plano más enrollado del mundo

En el interminable capítulo de dispositivos y accesorios que podríamos describir genéricamente como “¿por qué no se me ocurrió a mi?” (para patentarlo y vivir de los royalties) hoy toca detenerse en un ingenioso cargador para teléfonos móviles que permite evitar de una vez por todas los molestos líos que suelen ocasionar los cables de los cargadores. Y todo gracias a un sistema que aúna el tradicional método estilo carrete de recoger cable con uno en formato plano que ocupa poco espacio y se presta menos a organizar nudos gordianos.

O2 comienza a vender móviles sin cargador: ¿tendencia en el futuro?

El operador británico de telefonía móvil O2 ha tomado una decisión que puede marcar una futura tendencia: vender dispositivos sin incluir el cargador en la caja. El primer modelo que se venderá así en el Reino Unido será uno de la marca HTC (aún no se ha facilitado qué modelo concreto sería) y aunque resulta evidente que un móvil necesita un cargador más tarde o más temprano la idea que reside detrás de esta decisión es que ya tenemos bastantes cargadores en casa y que debido a la universalización del USB muy pocos usuarios encontrarán dificultades para conectar su nuevo móvil a un viejo cargador.

The Wrap: se acabaron los líos con los cables del cargador

Aún seguimos a vueltas tratando de encontrar la solución perfecta al inevitable problema de tintes gordianos de los dichosos cables de los auriculares y ya va siendo hora de resolver uno un poco más sencillo: el del cable del cargador. Sencillo porque al menos es un solo cable. The Wrap es una de esas ingeniosas soluciones de diseño práctico por el que una simple pieza de plástico parece resolverlo todo con sencillez. Y además a cambio de poco dinero.

Esta es la razón de que el cargador de Apple sea tan caro

Algunos se preguntan qué tienen los productos Apple para tener unos precios tan elevados y, aparentemente, poco competitivos. Cuando un miniadaptador USB puede encontrarse en cualquier tienda no especializada por unos 5€ parece que no tiene demasiado sentido que el que te ofrece la casa cueste casi 30€. Por suerte hay gente lo suficientemente preparada (y con dinero) como  Ken Shirriff, capaz de hacerle una autopsia a un cargador de iPhone para ver sus componentes y explicarnos porqué tiene un precio tan elevado en comparación con la competencia.