Actualidad TI hinchables

Extras baratitos para pelis de ínfimo presupuesto [Veredicto: no piden ni bocadillo]

Los sindicatos van a montar un buen pollo.

Si la precariedad laboral ya es motivo de preocupación, imagínate si ni siquiera tienes que pagar a alguien por hacer bulto. Ya no servimos ni para eso. Esas películas en las que hace falta una grada llena de gente, o una mansedumbre (grupo de gente numeroso, aunque pacífico) o similar harán pasar a la Historia la digna profesión del extra. Alguien ha decidido que es mucho más económico reconvertir alguna empresa de muñecas hinchables en una fábrica de extras que no protestan, no se cansan, no pasan calor, hambre ni frío. Se mueven poco, pero no se puede tener todo. Y aún hay más.

El amenazante armamento hinchable de Rusia

Resulta curioso como una supernación con un potencial armamentístico enorme ha optado por incrementar su arsenal con flotas de vehículos más falsos que los premios de los pop-ups de internet. Se trata de vehículos y armamento hinchables que de lejos parecen totalmente reales y que están recubiertos de un material capaz de engañar a los radares. El vídeo de estas máquinas de destrucción infernales tras el salto.

Unas cortinas de ducha hinchables que te ahogarán si gastas demasiada agua

Hay métodos más amables para evitar que desperdiciemos agua en la ducha pero, seamos sinceros, ¿cuántos de nosotros hacemos caso de ellos? Elisabeth Buecher cree en la teoría del “diseño con dolor por nuestro propio bien”, también “diseño de la amenaza y el castigo”, la versión artística de “la letra con sangre entra”. Sus cortinas

Las sillas hinchables de emergencia encandilarán a tus invitados inesperados

Todos nos hemos visto algún momento en esa típica situación en la que en una comida en casa aparece algún comensal más de la cuenta y no hay sillas para todos. El diseñador FranÇois Azambourg, harto de pedir asientos de emergencia a sus vecinos, ha pensado en una solución eficaz. Se trata del Pack Chair,

Aviones hinchables: no vuelan ni tienen azafatas dentro, pero son mejores que los globos de Pikachu que venden en las ferias

En los aeropuertos está sucediendo algo extraño, hay cosas que se están empezando a inflar, aparte de los testículos de los usuarios por los sucesivos retrasos a causa de la meteorología. En concreto, son aviones hinchables a tamaño casi real los que se han comenzado a ver en el aeropuerto de Zurich. Se trata de una iniciativa de la artista Alekssandra Mir, que ya ha llevado sus creaciones a París, instalando algunas en frente del Louvre y al lado de la torre Eiffel. Ahora es el turno de compararlos con sus hermanos mayores en su hábitat original. No tienen overbooking, pérdidas de equipaje, ni Melendis que te fastidien el viaje y sobre todo ¡son mucho más blanditos! Echa un vistazo a más imágenes tras el salto.