Actualidad TI turbina

Así se ven las cosas desde la turbina de generación eólica más grande del mundo

Desde estas alturas el viento os contempla (con disculpas a Napoleón), La fotografía está tomada desde los 197 metros de altura de una turbina de generación eléctrica mediante la fuerza del viento más grande del mundo. Su ubicación en el Mar del Norte permitirá aprovechar las fuertes corrientes eólicas de aquellas latitudes, pero a ver quién es el valiente que sube a apretar las tuercas de las hélices.

El kart con propulsión de avión que nadie es su sano juicio compraría ¿Te atreves?

Seth Kettleman es un amante de los vehículos de gran potencia, y el responsable de la reproducción del mítico Batmóvil que se propulsaba con el motor de un avión. No sé si ese trabajo le dejó en la bancarrota, pero ahora se dedica a proyectos más modestos que como mínimo no demandan tanto gasto en chapa y pintura. Aunque ciertamente modelos más pequeños no implican menos peligros, pues creo que nadie es su sano juicio se montaría en este kart equipado con una turbina Boeing 502-7 y otros componentes del motor de un avión. Eso sí, él lo ha puesto a la venta en eBay porque siempre hay algún descerebrado que picará. Propulsión a chorro para competir contra cualquier otro kart y salir volando como Mario y la troupe de Nintendo hacía en el mítico videojuego ¿Te interesa?

El generador eólico que ardió [Veredicto: ¿demasiado viento?]

Ya le advertía Sancho panza a Don Quijote aquello de “no son gigantes sino molinos“.

Y es que por muy modernos y sostenibles que sean, los gigantes generadores eólicos a veces también tienen su peligro. Es el caso de este de la fotografía, situado en la ventosa Escocia, que tal vez se viera superado por las circunstancias y terminó con la turbina en llamas. Sigamos con los clásicos, en este caso Felipe II y aquello de “envié mis naves a luchar contra los hombres, no contra los elementos”.

Wing 7, el generador eólico que vuela

No importa lo alto que sea un molino de viento o un moderno aerogenerador eólico, nunca tendrá la suficiente altura como para aprovechar las fuertes corrientes de viento que se producen a muchos metros sobre el suelo.

Pero eso puede pasar a la historia con ingenios como el Wing 7, una turbina voladora capaz de alejarse de la tierra, perderse entre las nubes y enviarnos por un cable la energía recolectada allí arriba. Tras el salto tenéis un vídeo del funcionamiento de este molino volador. Y aún hay más.

La turbina que puedes mover con tu propia circulación sanguínea

Ahora mientras tu corazón siga latiendo seguirás produciendo energía.

Y ya han inventado la turbina capaz de generarla a partir de tu propia circulación sanguínea. Como si de un río se tratase, la sangre que corre por tus venas llegará a un generador que ya no será hidráulico sino hemolítico y se producirá la energía suficiente como para alimentar, por ejemplo, el marcapasos que se encarga de regular el propio ritmo cardíaco. Y aún hay más.

Bicicleta con motor de jet, ideal para ir al trabajo

¿Cansado del tráfico que te impide llegar a tiempo al trabajo? ¿Viendo con envidia cómo los ciclistas se saltan medio código de circulación comportándose a veces como vehículo, a veces como peatón? ¿No adquieres tú también una bicicleta porque cansa demasiado y es muy lenta?
¡Aquí tienes la solución! Tras el salto, el vídeo y características de esta bicicleta con motor de avión.

Corre como el viento, qué diablos, ¡corre más rápido!

Esto que podéis ver aquí arriba se trata de un coche eólico que parece romper las leyes de la física. ¿Por qué? Porque cuando el viento sopla a 32 km/h, el vehículo alcanza una velocidad de 80 km/h. ¿Cómo? ¿Más rápido que el propio viento que lo impulsa? Puedes ver, tras dar el salto, su funcionamiento y vídeo reveladores.

El mayor y más raro generador de energía eólica

La electricidad, ese divino flujo de electrones que da vida a nuestros gadgets, tiene que generarse en algún sitio. Y esos sitios no siempre son limpios. Por eso está bien que haya gente que se invente estructuras de 270 metros de ancho, en medio del océano, que generen nuestra energía de manera limpia, aprovechando el viento. Y mira que es rara, parecen las antenas de la cabeza de un enorme robot que vaya a surgir de entre las aguas. Puedes verla moverse y sus detalles tras dar el eólico salto.