¿Teléfonos móviles en 1922? No, pero casi

Empresas

“El inalámbrico de Eva” es una película muda de 1922 en la que se menciona un “teléfono inalámbrico“.

¿Premonición estilo Julio Verne de tecnologías futuras entonces, actuales ahora? No del todo, porque aunque los términos sean los mismos, el sentido de las palabras ha cambiado con el tiempo, y lo que ahora entendemos como un móvil entonces significaba lo que ahora entendemos por aparato de radio.

Literalmente “telefonía sin hilos” (“wireless telephone”) se refiere a la capacidad de trasmitir a distancia la voz sin emplear cables. Y en aquella época eso significaba una emisión de radio. A continuación tenemos más información en incluso la película.

Eva, la protagonista de la película, está en medio de la calle con una amiga y abre una pequeña cajita de madera.

Conectando un cable a una boca de incendios (para que haga de toma de tierra, curiosamente) y otro a un paraguas (la antena) consigue captar la frecuencia de una emisora donde otra mujer ejerce de locutora y recoge con su micrófono la música procedente de un gramófono. Los 40 principales de los tiempos de tus bisabuelos.

Aquí puedes ver la película muda de 1922 “El inalámbrico de Eva” al completo.

Las ondas de radio llevaban música y palabras a una pequeña cajita de madera que la reproducía casi mágicamente.

Poco después del rodaje de esta película el término quedó obsoleto puesto que un Comité de Nomenclatura en la Conferencia de Radio y Telefonía recomendó la adopción del término “radio” en lugar de “inalámbrico” o “sin hilos” para referirse a las emisiones que ya todos conocemos. Se consideraba que esas palabras debían dejar de emplearse porque sería como denominar “carruaje sin caballos” a un coche o automóvil.

Curiosamente “El inalámbrico de Eva” nos muestra el primer ejemplo de dispositivo de comunicación móvil estilo “almeja” o “castañuelas”, al disponer de una tapa que sólo al abrirse permite utilizarlo. ─[Smithsonian: Paleofuture]

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor