Un coche deprimido es un coche amigo

EmpresasInnovación


Aunque la voz que le pusieron al Kitt del Coche Fantástico fuera desesperante, ¿no tenía su aquel que el coche te hablara, se preocupara por ti, te fuera a buscar a la salida del garito de turno para librarte de los malos? Ya está científicamente probado que sí. Al menos, según los científicos de la universidad de Stanford, que ya sabemos el peligro que tienen. Según los resultados de un estudio encabezado por Clifford Nass, si el coche nos hablara podríamos conducir de forma más segura, e incluso nos animarían en caso de depresión. Además, el coche lo sabe todo de nosotros: a dónde vamos, la música que escuchamos, la velocidad con la que conducimos… Información muy valiosa para empresas de marketing y aseguradoras… Los sorprendentes resultados de la investigación científica, después del salto.

Los conductores deprimidos conducen mejor si su coche también reacciona como si estuviera deprimido.

Los coches que hablan con frases complejas atraen más la atención del conductor.

Los conductores más viejos prefiere las voces más jóvenes (esto sí que no era un misterio).

La voz del coche es importante. BMW tuvo que cambiar la voz de sus Serie 5 porque los hombres alemanes no escuchaban la voz femenina.

Los conductores se sienten más cercanos al ordenador si creen que está integrado en el coche, en lugar de ser un dispositivo remoto.

[Physorg]

Autor: rmcdf