Ya tenemos el iPhone

Empresas

iphone-contest2.jpg

Sí. De hecho, dos. Aquí, uno al ladito del otro.

El reportaje saldrá tan pronto como deje de babear pueda, pero aquí van unas impresiones rápidas después de un día entero con él.

• Es enano. En las fotos parece mucho más grande de lo que es. Más fino que un RAZR (bastante más). El diseño es perfecto, la verdad.

• La pantalla es la mejor que he visto en cualquier móvil: resolución, color, brillo, contraste… todo. El brillo cambia dependiendo de la luz ambiental. Es perfectamente visible con el sol directo. El cristal mineral ayuda.

• Sí, se llena de dedos rápidamente, pero se limpia fácilmente.

• Es rapidísimo. No hay retardos, todo fluye como la mantequilla. Los efectos impresionan.

• Mi experiencia con el teclado es buena. Ya escribo casi tan rápido como en la BlackBerry. Eso sí, no hay corrección en castellano todavía. Sólo inglés.

• El inferfaz es una maravilla, no tiene desperdicio. La atención al detalle, el diseño de todos los elementos, la lógica detrás de todo. Más intuitivo no puede ser.

• Addy me lo quiere quitar.

Vamos, que alucinando estoy por el momento. Francamente, ninguno de los teléfonos que he probado (y de los grandes, son casi todos) se acerca a esta experiencia. Tendrá sus fallos (que los tiene, ya os los contaré en la review) pero deja a los Nokia, Blackberry y Sony Ericssons a la altura del betún. Y de Motorola, ni hablamos. — Jesús Díaz

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor