¿Afectarán a Tesla los accidentes de sus coches?

EmpresasSeguridad

Elon Musk dice que sus coches siguen siendo más seguros que los normales, mientras los accionistas empiezan a dudar.

Estas han sido unas semanas negras para Tesla. Además de hacerse público a finales de la semana pasada que en mayo un conductor a bordo de un Tesla en modo Autopilot había fallecido en un accidente, esta semana se supo de otro accidente (sin víctimas mortales) en el que el conductor aseguró que también iba en autopiloto. ¿Afectará todo esto a Tesla?

Un vistazo a cómo le ha ido a la compañía en bolsa en estas últimas semanas parece indicar que no: han tenido bajadas, pero también se han ido recuperando de ellas. No obstante, teniendo en cuenta que su CEO y fundador, Elon Musk, es también el propietario de aproximadamente el 27% de las acciones, los movimientos de bolsa no son demasiado fiables.

Esta semana, de hecho, ha habido unos cuantos artículos de analistas que empezaban a recomendar ir vendiendo acciones de Tesla y no precisamente por los accidentes en sí. El problema del primer accidente, el que tuvo víctima mortal, no fue tanto el hecho en sí como que no se hiciera público hasta varias semanas después. Y, sobre todo, que once días después de la fatalidad, cuando Tesla ya lo sabía, no incluyó la información en el documento que entregó a los accionistas que el 18 de mayo compraron acciones por valor de 2.000 millones de dólares.

¿Deberían haberlo hecho? Según Elon Musk, no. En un post en el blog  de la compañía, en respuesta a dos artículos publicados por Fortune, aseguraba que su investigación sobre el accidente no había comenzado hasta el 18 de mayo y que no habían finalizado el informe hasta la semana pasada. Además, hace sus cuentas e indica que más 100 millones de millas conducidas en autopiloto sin ninguna muerte (el accidente fatal ocurrió más tarde) hace sus coches sigan siendo mucho más seguros que los normales.

¿Quién tiene la culpa de los accidentes?

Todo esto ha hecho que el tema de los accidentes en coches autónomos o, como era el caso, semi-autónomos (conducción asistida), vuelva a ser debatido. ¿Es la compañía fabricante la culpable? ¿Los otros coches? ¿El conductor? En este caso todo parece apuntar a esta última opción. El sistema Autopilot está en Beta y Tesla indica que los conductores deben ir siempre con las manos al volante y no distraerse.

Joshua Brown, el conductor fallecido en el accidente de su Tesla, no parecía cumplir las condiciones de seguridad. La investigación todavía está en marcha, pero todo lo que se sabe ya apunta a que Brown posiblemente fuese distraído -viendo una película de Harry Potter -y a más velocidad de la permitida. Y esto es algo que aseguran muchos de los que han probado Autopilot: al principio se va muy atento y nervioso, pero cuando ves que funciona es fácil confiarse y olvidar que se trata de un sistema en beta.

¿Es el fin de los coches autónomos? Posiblemente no. Elon Musk lleva cierta razón al decir que su ratio de accidentes y mortalidad sigue siendo mucho menor a la de los coches normales (claro que la muestra de momento es pequeña). Y hasta ahora nadie ha dicho que los coches autónomos vayan a ser inmunes a accidentes, simplemente que serán más seguros que el sistema normal.

Quien sale peor parado de todo al final es el sistema semi-autónomo, ese en el que el conductor todavía debe hacer algo y mantener la atención. Con responsabilidades compartidas pero un sistema que es casi autónomo es fácil que los conductores se relajen. ¿Mejor dejarlo todo en manos del coche y no parar hasta conseguir sistemas autónomos completos?

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor