Casos en Android y Facebook ponen en duda la privacidad de los usuarios

CloudCortafuegosSeguridad
0 0

Un hacker recopila los datos públicos de más de un millón de usuarios de Facebook y una aplicación de Android coge información de los teléfonos y la envía a China.

Si a la acción de hackers con intenciones criminales, se le suma la propia indiferencia de los usuarios a la hora de proteger sus datos, el resultado es un enorme peligro potencial para la privacidad de los cibernautas. Así lo demuestran dos recientes casos de recogida y recopilación de datos que han tenido lugar en Android y en Facebook, el primero a través de una aplicación que recogía información del teléfono y la enviaba a un servidor en China, y el segundo la compilación de más de un millón de datos personales de perfiles públicos en Facebook en un archivo de 2,8GB que circula por las vías torrent.

En el caso de la aplicación para Android, una app de fondos de escritorio que ha tenido más de un millón de descargas desde Android Market, las acciones se realizaban sin que el usuario lo supiese o pudiese hacer nada: la aparentemente inocente aplicación filtraba la información de mensajes de textos, número de tarjeta SIM, identificación de usuarios y contraseñas del buzón de voz y las enviaba a un servidor en China. Poco más se sabe de esos datos, salvo que muy fácilmente podrían estar en manos de cibercriminales.

El caso de Facebook es más grave, puesto que la acción del hacker Ron Bowes no tiene nada de ilegal: se limitó a compilar todos los datos que aparecen como públicos en el directorio de Facebook (nombres, URLs al perfil, direcciones, cumpleaños, números de teléfono…), es decir, aquellos que el usuario no se ha molestado en proteger. ¿El resultado? Un archivo de casi tres gigas con datos de más de un millón de usuarios -la red social cuenta ya con más de 500 millones- que se distribuyó por Internet a través de las redes torrent.

Ambos casos ponen de manifiesto la facilidad de acceso de cualquier cibercriminal a datos personales, más o menos privados, de usuarios de Internet o smartphones, y la vulnerabilidad de estos ante posibles ataques. Además, queda claro que, aunque la preocupación por la privacidad va en aumento, son aún muchos los usuarios que no están concienciados de su importancia real.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor