Comprobamos que tal va Kinect de Microsoft [Review Gizmodo]

Empresas
0 0

Tras un montón de noticias que nos llegan sobre lo revolucionario que resulta Kinect, no pudimos resistir la tentación de probarlo nosotros mismos directamente. Tras varios días en los que me he visto “obligado” a jugar durante horas para probarlo todo, hemos llegado a varias conclusiones, conócelas tras el salto.

Lo primero que me ha sorprendido es su enorme tamaño, 11″ x 2.5″ x 3″, y lo segundo el que empiece a moverse y a detectar casi en cualquier parte sin apenas calibrarlo. Es cierto que para una mejor experiencia lo mejor es que sigas todos los pasos, pero por experiencia puedo decirte que si tienes espacio Kinect va casi de primeras.

Como ya sabréis, Kinect dispone de 2 cámaras, una de imagen real y otra de infrarrojos para captar el mapa de profundidad junto con un proyector láser de infrarrojos. Dispone de 4 micrófonos para captar nuestra voz sin ruido y un soporte motorizado que permite mover la cabeza para seguir nuestros movimientos.

Para jugar necesitarás situarte a casi 2 metros de él, por lo que para disfrutar de una grata experiencia son necesarios casi 6 metros cuadrados de espacio, lo cual en muchas casas no es nada fácil. Al principio la verdad es que uno se encuentra un poco perdido y te verás acudiendo al mando continuamente, pero una vez que te acostumbras se convierte en un sistema muy natural.

Lo hemos probado con una serie de juegos, resultando la experiencia en algunos muy buena y en otros no tanto:

Kinect Adventures
Juego que viene con Kinect y que cumple bastante bien su cometido de introducción a jugar con tu cuerpo, al menos por un tiempo. Microsoft ha decidido con este juego no repetir la fórmula de Nintendo y Sony, creando minijuegos “exóticos” que al principio resultan muy divertidos pero que luego cansan un poco. La ambientación es magnífica aunque se echa en falta que haya más minijuegos y que los recorridos y acciones a realizar en ellos sean diferentes.

 

 

 

Kinect Sports
A mi parecer el anterior título y éste debían haberse combinado en uno sólo y habría resultado un juego muy completo. El pingpong es uno de los mejores, el boxeo no llega a ser justo como a todos nos gustaría, mientras que volley playa, fútbol y atletismo resultan un poco automáticos aunque divertidos. Los bolos de Wii me gustaban más pero supongo que es porque estoy más acostumbrado. Su único problema es que navegar por los menús a veces resulta un poco frustrante.

 

 

 

Kinect Joy Ride
Aunque Kinect me ha encantado, he de decir que este juego me ha defraudado bastante, no sólo porque moverse por sus menús es horrible, sino también porque esperaba mucho más del juego al estilo “Mario Kart” de Kinect. Gráficos decentes pero no lo suficiente para olvidarnos de un control no muy bueno, adversarios sin personalidad y una dinámica de juego muy poco fluida.

 

 

 

Kinectimals
Un juego que a pesar de ser para niños, resulta bueno en gráficos y soberbio en ambientación. No se trata de una mascota virtual realmente, sino más bien de una serie de minijuegos con el acompañamiento de una mascota. La recreación de los felinos es perfecta y a verdad es que no hay ningún momento de pausa ya que los cachorros están continuamente trayendo juguetes y juegos para seguir. Juego excelente para niños.

 

 

 

Dance Central
Magnífico, sencillamente el mejor juego de baile que he visto hasta ahora. En mis tiempos mozos el DDR y Pump it up se me daban bastante bien y he probado juegos de baile tanto para el Eye Toy de Sony como para Wii, pero Dance Central es algo totalmente novedoso, ya que no sólo recoge bastante bien nuestros gestos, sino que también nos enseña pasos de baile. Todo en este juego se ha hecho con mucho mimo y cuidado: un opening genial, selección musical muy pegadiza y conocida, además de un sistema de menús muy rápido e intuitivo.

 

 

 

Bueno, supongo que ya sabéis que podéis encontrar Kinect en casi cualquier sitio, tanto grandes almacenes como tiendas de videojuegos, por poco menos de 150 euros o junto con la Xbox 360 Slim subiendo prácticamente 100 euros su precio.

Lo bueno
·Funciona con apenas luz.
·El seguimiento de la cámara es bastante bueno y ayuda mucho en juegos y videoconferencia.
·Permite manejar casi toda tu Xbox sólo con tu cuerpo y voz (a partir de 2011).
·El reconocimiento en general funciona muy bien y sin apenas retardo.

Lo malo
·Necesita mucho espacio.
·Algunos juegos y sus menús no recogen muy bien los movimientos.
·Se echa en falta tener un botón físico para acciones rápidas o para los menús.

Veredicto
¿Merece la  pena pillarse Kinect estas navidades? Si dispones de un salón grande y una buena televisión, sin duda, la experiencia es genial. Puede que algunos juegos no estén a la altura, pero la tecnología promete bastante y probablemente veremos grandes títulos en breve con este dispositivo, por no decir la gran cantidad de aplicaciones “hackeadas” que están saliendo. Eso sí, avisaros que normalmente requiere estar de pie y necesita mucha más actividad que otros sistemas, así que si queréis “caña” viene muy bien y os va a encantar, pero si os gusta jugar sentados y con el menor movimiento posible lo vais a aborrecer.

A falta de probar Playstation Move detenidamente, ya que sólo lo he podido probar brevemente en alguna tienda, he de decir que si Microsoft consigue crear títulos a la altura será sin duda el gran vencedor en la “guerra” de la detección de movimientos en las videoconsolas.— Dani Burón [Xbox]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor