Corea del Sur amenaza al CEO de Uber con la cárcel

Empresas
Uber

Los problemas de Uber en todo el mundo no hacen más que aumentar, pero quizás sea en Corea del Sur donde la empresa podría tener más problemas, ya que amenazan a su CEO con la cárcel.

Resulta curioso que haya tantas multinacionales que dejen de pagar miles de millones de euros en impuestos, auspiciadas por acuerdos políticos de dudosa legalidad, y que cuando surgen otras empresas que no pasan por el aro, de forma que los usuarios sean los que no los paguen, la actuación de los gobiernos es rauda y veloz, haciendo que frenar su actividad sea algo viable y sencillo.

Esto último es lo que parece que está pasando con Uber. Si bien es comprensible que los gremios de taxistas sean su principal opositor, parece increíble que tantos países y ciudades busquen como pararles los pies cuanto antes. Puede que la explicación esté en que cuando compramos un producto de una multinacional, aunque ésta no pague luego todo lo que tiene que pagar por sus ingresos, los usuarios sí lo hacen, mientras que con sistemas como Uber, tanto clientes como conductores se ahorran importantes cantidades.

La situación por supuesto no es nada justa para los taxistas, pero también habría que plantearse cómo es posible que las licencias e impuestos que tienen que pagar sean tan caros, ¿por qué se ha de mantener un negocio para el estado que hace que el servicio en sí sea mucho más caro de lo que debería de ser?

El caso es que en Corea del Sur quieren atajar el problema cuanto antes y evitar que Uber se extienda por el país. La empresa llegó en octubre a pesar de que ya había sido declarada ilegal y la situación es tan tensa que incluso el gobierno coreano ofrece recompensas a aquellos ciudadanos que denuncien a usuarios de Uber.

Mientras Uber se intenta defender, desde Corea amenazan a la compañía no sólo con fuertes multas, sino incluso con llevar a su CEO a los tribunales y que pueda ir a la cárcel. ¿Cómo terminará todo esto para Uber, tendrán que dar su brazo a torcer y buscar acuerdos o al final se les obligará a echar el cierre? Quizás la solución sea que en lugar de un compañía como Uber, sea un sistema open source el que permita compartir coches y servicios similares a taxis, de forma que sean únicamente los ciudadanos los que se beneficien.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor