Creando tu startup: ¿en solitario o con cofundadores?

Empresas
Steve Jobs Steve Wozniak

Hay ejemplos de fundadores en solitario que tuvieron éxito (Jeff Bezos con Amazon) y ejemplos de equipos de cofundadores que lo lograron también (Sergey Brin, Larry Page en Google); pero ¿qué es lo mejor?

Todo emprendedor con una idea de startup que se dispone a convertirla en realidad debe tomar una decisión desde el principio: ¿ser un fundador de empresa en solitario o buscar otras personas como cofundadoras? Ambas opciones tienen sus pros y sus contras, por lo que el emprendedor deberá tomarse un tiempo para reflexionar, analizar sus circunstancias, su experiencia y conocimientos, antes de tomar una decisión: ¿qué preguntas hay que hacerse?

1. ¿Tengo los conocimientos y experiencia necesarios? Crear una startup en solitario es solo recomendable para emprendedores que ya tengan experiencia y que cuenten con una gran red de contactos y conocimientos. Deben controlar temas financieros, de gestión, técnicos, saber a quién contratar… Si no se tienen todos los conocimientos, pero sí se identifican muy bien las necesidades, contratar a las personas adecuadas puede servir también si no se quiere introducir a otro cofundador.

2. ¿Quiero tomar todas las decisiones? Ser un fundador en solitario implica ser el responsable único de todo lo que ocurra. Antes o después, las decisiones pasarán por el fundador, que en los primeros días suele ocupar el puesto de CEO.  Quien no se sienta capaz de asumir toda esta responsabilidad es mejor que tenga a un cofundador. Eso sí, los que tienen una visión muy clara y no quieren discutir con nadie, pueden ir en solitario.

3. ¿Estoy dispuesto a compartir la propiedad de la startup? Tener un cofundador significa comenzar ya compartiendo en parte la propiedad de la startup. Si necesitas tener el control absoluto sobre la compañía y en general sabes todo lo necesario para hacerlo, prescindir de un cofundador te facilitará las cosas en este sentido.

4. ¿Me gusta trabajar en equipo? La soledad de fundar una startup en solitario puede ser demasiado fuerte. Si eres un jugador en equipo nato, si te gusta contrastar siempre tus opiniones antes de tomar una decisión, si eres capaz de ver otros puntos de vista y de aceptar que son mejores que los tuyos, no dudes en crear tu startup con alguien más.

5. ¿Sé con quién cofundar mi startup? El quién es también algo muy importante. Un mal cofundador puede hacer que las cosas vayan peor que si hubieses empezado el camino tú solo. Eso sí, si tienes claro a quién te gustaría unir a la startup, confías plenamente en esa persona, sabes que está cualificada, que complementa tus lagunas y está igual de implicada en la idea que tú, adelante. Un buen equipo es siempre una buena decisión.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor