Dell vuelve a ser privada, ¿y ahora qué?

Empresas
Dell

Como ya se ha anunciado, Dell ha dejado de cotizar en Bolsa y vuelve a manos de su fundador, lo que dará más agilidad a la compañía y oportunidades a sus rivales.

Un acuerdo de 24.400 millones de dólares en el que no sólo ha participado Michael Dell y Silver Lake Partners, sino también Microsoft, han permitido que Dell vuelva a ser una compañía privada. ¿Cuáles son las consecuencias de esta acción?

Analistas de todos los rincones han estado poniendo a pensar sus mentes y afilando sus lápices, estudiando diferentes nuevos escenarios. Para muchos, la nueva Dell podría hacer modificaciones en su negocio de ordenadores y centrarse en el mercado ‘corporate’, entre otras.

Dell es ahora mucho más flexible, algo habitual en las empresas privadas que no tienen que dar detalles de cada una de sus decisiones y esto ha llevado a Patrick Moorhead, analista de Moor Insights & Strategy, a decir que ahora Dell podrá competir mejor con HP, Lenovo, IBM y Cisco, porque podrá hacer lo que quiera “sin la atenta mirada de Wall Street y la SEC”, lo que impedirá a sus competidores adivinar sus próximos movimientos.

Claro que queda por ver  si Dell, que actualmente es el tercer fabricante de ordenadores a nivel mundial, seguirá siendo un gran jugador en este mercado. Como compañía privada cualquier cambio sería más fácil, y hasta que ponga sus cartas sobre la mesa sus clientes corporativos y el propio canal de distribución, que Dell abrazó hace tan sólo unos años, estarán en vilo.

HP, que recientemente ha dejado de ser el principal vendedor de ordenadores, ha aprovechado la coyuntura y ha lanzado un comunicado en que el asegura que tras convertirse de nuevo en una compañía privada “Dell tiene un largo camino por delante”, según recoge The Verge. “Dell, dice también HP, “se enfrenta a un largo periodo de incertidumbre y transición que no será bueno para sus clientes. Y con una deuda significativa, la capacidad de Dell para invertir en nuevos productos y servicios será extremadamente limitada”; después, HP se limitó a decir que estará encantada de trabajar con cualquier cliente que esté pensando en abandonar a Dell.

Fabricante de ordenadores puro, hace unos años que Dell decidió ampliar su negocio apostando por otro tipo de hardware, además de por software y servicios. Actualmente la compañía ofrece servidores, centros de datos, almacenamiento, software, servicios y networking.

Desde 2007 Dell ha comprado un total de 25 compañías para alimentar su oferta empresarial, pero ha sido complicado ofrecer las nuevas propuestas en una estrategia de producto coherente. La compañía ha integrado con éxito las tecnologías de EqualLogic, Boomi, SecureWorks y Perot Systems, pero no parece haber tenido tanto éxito en la integración del software. Dell ha intentado unir sus activos de software bajo el paraguas de Quest Software, comprado por 2.400 millones de dólares el año pasado, y pieza clave de la estrategia de software de Dell.

Es probable que los planes de Dell de desarrollar productos, soluciones end-to-end, permanezca intacta, aseguran desde Computerworld, que también coincide en que el gran cambio puede venir de la división de PC. Pero lo cierto es que aunque el negocio de ordenadores a nivel global esté de capara caída, no es probable que la compañía abandone un mercado en el que se siente cómodo por mucho que las soluciones de centro de datos, el software y los servicios ofrezcan mayores márgenes.

Para Charles King, analista de Pund-IT, Dell no solo mantendrá los PC como parte de su oferta de productos para la empresa, sino que habrá tabletas, y smartphones en un futuro.

IBM, HP y Oracle ofrecen software, hardware y servicios como parte de su oferta de servicios integrados, pero lo que diferencia a Dell es que ha optado por acercarse al midmarket, un mercado de gran valor y negocios sólidos.

Lo que está claro es que Dell debería dejar claras sus intenciones tan pronto como sea posible, antes de que sus competidores saquen ventaja de la confusión.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor