EEUU podría extender a Europa la prohibición de dispositivos en vuelos

LegalRegulación

Reino Unido sería uno de los primeros países europeos afectados por esta medida, que causará un impacto negativo en los viajes de negocios.

Hace un mes, las autoridades estadounidenses decidían prohibir a los pasajeros procedentes de ocho países llevar encima dispositivos “más grandes que un teléfono móvil” en los aviones con destino Estados Unidos. La medida, que fue imitada al día siguiente por Reino Unido, podría ampliarse a los vuelos procedentes de los aeropuertos europeos.

La prohibición responde a los informes de los servicios de Inteligencia que apuntan que los terroristas están intentando introducir explosivos en aviones, camuflados de dispositivos electrónicos de consumo, como ordenadores portátiles, iPads y lectores electrónicos.

Si bien la prohibición aún no ha entrado en vigor, el diario británico The Guardian señala que el Reino Unido podría ser uno de los primeros países afectados. Una fuente del gobierno británico reconoció al periódico que “aunque no estamos seguros de que la prohibición se extenderá al Reino Unido, Estados Unidos estaba considerando hacerlo”.

La extensión de la medida causaría grandes molestias tanto a los viajeros de negocios como a los turistas por igual, pero eso no parece asustar a la Administración Trump. Si llega a materializarse, será una mala noticia para las aerolíneas, que ganan mucho dinero con los viajeros de negocios que vuelan con billetes de primera clase.

Las empresas están dispuestas a gastar más dinero para que sus altos empleados puedan volar en primera o business porque eso les permite adelantar parte de su trabajo en el avión. Si se ven obligados a guardarlos en la bodega de la aeronave, es posible que las compañías decidan cancelar todos los viajes no esenciales o enviar a sus empleados en clase turista.

Además, las aerolíneas también ganan mucho dinero con servicios auxiliares, como el Wi-Fi. Prohibir las tabletas y ordenadores portátiles probablemente reduciría la demanda de esos servicios. Por último, hay que recordar que la ruta de Londres a Nueva York es la línea aérea de largo recorrido más usada del mundo, por lo que todos los efectos negativos de esta prohibición se sentirán a una escala increíble.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor