El tubo dispensador de pañuelos de papel que no lleva pasta dentrífica

Empresas

Mucho cuidado cuando entres a un WC en el que encuentres un tubo dispensador como los de la fotografía.

De su interior no sale pasta de dientes ni pegamento, a pesar de lo que indicaría su aspecto, sino pañuelos de papel. Una forma simpática y original de tener a mano esos tissues que tantas utilidades tienen en el cuarto de aseo: desmaquillarte, sonarte la nariz, secarte las manos, limpiarte una mancha o ese en el que estás pensando y que tiene que ver con el orto oclusivo. Y aún hay más.

Con una capacidad de 1.500 ml pasará mucho tiempo hasta que tengas que volver a rellenarlo de celulosa higiénica.

También representa una divertida novedad frente a los habituales dispensadores de este tipo de tissues, cajas de cartón o envases de plástico con la foto o el dibujo de un niño repelente o una señora sonriente que parece reirse de ti en plan “esa mancha no sale por mucho que te restrieguescon estos pañuelos”. Mucho mejor que parezca que vas a usar el tubo del pegamento de un gigante.

Cada uno cuesta unos 9 € y tienes tres modelos, la pasta de dientes, el pegamento y el champú. Los tubos miden 30 centímetros de largo y seguro que serán fuente de divertimento en casa cuando algún invitado se confunda. ─[Gadget Brando]

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor