El vídeo del asalto a la casa de Kim Dotcom

Empresas

Las noticias son fantásticas. Te enteras de lo que pasa a tu alrededor o en la otra punta del Sistema Solar (¡gracias, Curiosity!) pero es que incluso aquello que sucede rodeado de secretismo más tarde o más temprano puede terminar en el telediario en medio del último tropezón de algún monarca viejuno y la actualidad más enervante sobre la prima de riesgo. Y es justo lo que ha sucedido (no, lo del Rey no), ya es carne de telediario el vídeo que muestra cómo un helicóptero cargado de pasma aterriza en la mansión de Kim Dotcom y la toma al asalto. Os ofrecemos a continuación un vídeo de la amistosa llegada policial a chez Megaupload. Roger, roger.

Si ya han rodado una película sobre el asalto a la casa de Bin Laden, lo de la mansión de Míster Megaupload al menos da para telefilm.

Helicópteros, furgonetas cargadas de fuerzas neozelandesas fuertemente armadas, perros policía… ahora Kim Dotcom se queja de que en su detención la policía sacó la mano a pasear y desde luego si no fue así resultaría casi extraño después del despliegue del que este vídeo hace gala. Y lo que vemos es únicamente la llegada inicial de la avanzadilla. Un transporte aéreo que al principio, y por lo que muestra la cámara que lleva incorporada en el frontal, casi parece el inicio de alguna de esas típicas series ochenteras.

Pero claro, viendo lo discreto y sencillo de la finca Dotcom casi parece quedarse en un miserable adosado de protección oficial lo que aparecía al comienzo de “Dallas”, “Dinastía” o “Falcon Crest”.

La imagen procede de la investigación judicial en la que ahora el fundador de Megaupload trata de demostrar que la intervención policial de que fue objeto se llevó a cabo con medios desproporcionados. Teniendo en cuenta que el FBI ya se había hecho con el control de la red de servidores del servicio de almacenamiento de datos, que todas sus cuentas bancarias estaban bloqueadas y que las dimensiones y condición física de Kim son las que todos conocemos había bastado con hacer sonar la sirena de un coche patrulla, haber esperado a que el presunto echase a correr y esperarle 30 metros más allá con una botella de oxígeno.

Así son las cosas y así se las hemos contado. ─[3 News]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor