En Galicia se saltan la obsolescencia programada a lo grande

Empresas

Allá por los años 30 las empresas fabricantes de bombillas acordaron que la vida útil de sus fabricaciones no sobrepasará las mil horas de duración  cuando en aquella época ya era fácil encontrar bombillas que multiplicaban por 10 dicha vida útil.

Este concepto ha perdurado hasta nuestros días en todo lo que fabricamos y compramos. Pero en Galicia se lo han saltado a la torera.

Innebo es una empresa dedicada a la iluminación pública que se dio cuenta de que sus bombillas LED, aunque suponían un gran ahorro energético respecto a las convencionales, se fundían que mayor rapidez de lo esperado. Ante esto contactaron con investigadores de la Facultad de Ciencias de Ourense, perteneciente a la Universidad de Vigo, para proponerles un proyecto, mejorar dichas bombillas LED.

El resultado del proyecto no puede haber sido mejor. No solo lograron unas bombillas con una vida útil media de 55.000 horas si no que además estas bombillas logran ahorrar hasta un 80 % respecto a las bombillas de bajo consumo convencionales.

El problema residía en que las bombillas no lograban disipar el calor producido suficientemente bien lo que provocaba un recalentamiento y a la larga se rompía la propia bombilla debido al calor acumulado. Esto se debe a la poca calidad de los materiales utilizados en algunos LED y al defectuoso montaje de las luminarias.

El prototipo ya ha sido probado con éxito en Valencia y en dos semanas Innebo comenzará su producción en masa con una tirada de 1.000 unidades iniciales. [La voz de Galicia]

Autor: Yealfa
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor