Los estadounidenses pagarían 4.900 dólares por la conducción autónoma

Innovación

Un estudio apunta también que los conductores estadounidenses estarían dispuestos a pagar 3.500 dólares por la automatización parcial de sus vehículos.

La posibilidad de incluir capacidades de conducción autónoma resulta cada día más atractiva para los conductores. Tanto que estarían dispuestos a pagar 4.900 dólares por la tecnología autónoma, según un estudio de la revista Transportation Research.

El estudio, denominado Emerging Technologies, apunta que los conductores estadounidenses pagarían alrededor de 3.500 dólares por la automatización parcial de vehículos y 4.900 por la autonomía total. El estudio define la autonomía parcial como similar a los sistemas avanzados de asistencia al conductor, como el frenado automático de emergencia.

El estudio saca los datos de un panel de 1.260 personas, que respondieron a preguntas relacionadas con el proceso de compra de vehículos.

Si bien el resultado de la encuesta podría hacer creer que todos los conductores estén de acuerdo en el valor de la conducción autónoma, realmente el estudio arroja respuestas muy diversas. Algunos encuestados no están dispuestos a pagar más dinero por los automóviles autónomos, mientras que aquellos con un mayor conocimiento de la tecnología podrían estar dispuestos a desembolsar más de 10.000 dólares para lograr la autonomía total.

El estudio admite que, dada la relativa novedad de la tecnología de vehículos autónomos, la falta de conocimiento y comprensión sobre el tema contribuye a algunas de estas respuestas. Sin embargo, el grupo que dirige el estudio cree que parte de esa heterogeneidad se reducirá a medida que la tecnología madure y los consumidores aprendan más acerca de la tecnología autónoma.

Desde luego, los compradores que están dispuestos a pagar más por tener un automóvil autónomo no tendrán que esperar demasiado tiempo para satisfacer sus deseos. Los fabricantes de automóviles están empezando a ofrecer sus sistemas de autonomía parcial como equipamiento estándar y, por ejemplo, antes de 2022 tendrán freno de emergencia autónomo instalado en cada automóvil nuevo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor